Alianza de cárteles amaga con detonar 11 autos más en Nuevo León

viernes, 17 de diciembre de 2010

MONTERREY, NL, 17 de diciembre (apro).- Esta entidad entró hoy a una nueva etapa de violencia, luego de que esta mañana un auto-bomba estalló afuera de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del municipio de Zuazua, dejando como saldo preliminar un policía y un civil lesionados.

    A través de un comunicado, el atentado fue reivindicado por una supuesta alianza entre los cárteles del Golfo y de Sinaloa, la cual advirtió sobre la existencia de otros 11 coches-bomba, listos para estallar.
En el texto, los narcotraficantes responsabilizaron a las autoridades de Nuevo León de no garantizar la seguridad de la población.

    Además, sostienen que durante el presente año se han registrado en la entidad más de mil secuestros que no tienen denuncia, pues son los propios policías quienes perpetran el ilícito.

    Los hechos ocurren luego de que el martes 7 de diciembre, el secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, presumió cifras de detenciones y aseguramientos realizados en la entidad, en la que –se ufanó-- los grupos delictivos supuestamente se han debilitado.

El vocero del gabinete de seguridad en el estado, Jorge Domene Zambrano, confirmó el estallido del coche-bomba, que desde temprano había dado a conocer el comandante de la policía municipal, Pedro Muñoz.

Según el informe dado a conocer por Domene Zambrano, los hechos ocurrieron alrededor de la una de la tarde, en las inmediaciones de la sede policiaca de la ciudad.

Agregó que los explosivos detonados se colocaron en un Tsuru blanco que desde la noche anterior se encontraba estacionado en el sector.

En la explosión resultaron heridos la agente municipal Francisca Torres y un civil, identificado como Pedro Benavides. Ambos recibieron impactos de vidrio y metal desencadenados por la detonación.

Domene Zambrano explicó la situación como lo ha hecho el gobierno estatal desde que, a mediados de año, los grupos delictivos empezaron a arrojar granadas en parques públicos, afectando a civiles:

“Lo que queda muy evidente es que se trata de una agresión contra la autoridad, no contra la población, y tenemos que explorar cuál es el mensaje que quieren dar con esta acción”, expresó.

El comunicado enviado por la supuesta asociación Cartel del Golfo-Sinaloa a diferentes redacciones, establece:

"El Estado de NUEVO LEON no garantiza la seguridad de sus ciudadanos; en el Estado hay mas de 1,000 secuestrados que no han sido denunciados por temor a las mismas autoridades.

"Todos los ciudadanos sabemos que los secuestros son cometidos por los mismos policías del ESTADO de NUEVO LEON conocidos como policías Zetas, y en algunos casos, con ayuda de ellos.

"EL CARRO BOMBA detonado en ZUAZUA, N.L. es en contra de los secuestradores.

"ONCE CARROS BOMBA más están en espera de ser detonados para hacer justicia a los desaparecidos; por enterado están los policías Zetas y funcionarios corruptos".

    La cifra de desaparecidos es plausible, ya que en octubre pasado la propia Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dio a conocer que hay mil 700 desaparecidos en Nuevo León y Tamaulipas, tan sólo en lo que va de 2010. No obstante, organismos de derechos humanos afirman que la cifra podrías ser mayor.

General Zuazua es un municipio ubicado al norte del estado, a unos 40 kilómetros de Monterrey. Cuenta con unos 7 mil habitantes y durante este año ha registrado numerosos hechos violentos derivados de enfrentamientos entre el cártel del Golfo y el de Los Zetas, así como de ambos con las fuerzas federales permanentes.

La explosión del coche-bomba este viernes podría considerarse el cuarto ataque en su tipo en el contexto de la “guerra” desatada por el presidente Felipe Calderón contra los cárteles del narcotráfico.

Los ataques con autos-bomba iniciaron en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se registró el primer atentado, el 16 de julio pasado; el 27 de agosto, dos coches-bomba estallaron en Tamaulipas, uno en Ciudad Victoria y otro en Matamoros.

Semana de fuego

La escalada de violencia que registra Nuevo León ha cobrado numerosas víctimas en el mes de diciembre, en que al menos diez personas murieron en el transcurso de la presente semana.

    Luego del atentado en Zuazua, un enfrentamiento entre militares y pistoleros dejó un saldo de tres sicarios muertos, en el municipio de Vallecillo, próximo a Sabinas.

Sabinas Hidalgo es un municipio cercano a Zuazua donde apenas el pasado 10 de diciembre un grupo delictivo arrojó una granada contra el palacio municipal.

    De acuerdo con informes oficiales, los hechos ocurrieron por la mañana, en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo, a la altura de Vallecillos.

    Ahí, tres sicarios cayeron abatidos y los militares aseguraron droga, dinero, armas y municiones, así como varios vehículos. No se informó sobre detenidos.

    Tanto Zuazua como Vallecillo y Sabinas Hidalgo son municipios de la zona rural del norte de Nuevo León y ubicados en la ruta hacia la frontera.

    Sin embargo, la violencia también se presentó hoy en la zona metropolitana de Monterrey, luego de que diez uniformados del municipio de Guadalupe atacaran un convoy de la Policía Ministerial.

    Los hechos ocurrieron por la madrugada, alrededor de las 4:00, cuando circulaba una camioneta tipo pick-up de la Policía Ministerial sobre la avenida Constitución, a la altura del Consulado de Estados Unidos en Monterrey.

    La agresión fue ejecutada por civiles armados, provocando la movilización de 35 patrullas ministeriales. Durante la hora siguiente, las balaceras se reprodujeron en diferentes puntos de la zona metropolitana.

    La violencia en Guadalupe, el municipio con mayor población de Nuevo León después de Monterrey, ha escalado en días pasados, cobrando la vida de civiles ajenos al hampa.

    Apenas el jueves pasado, Domene Zambrano expuso que la violencia en esa localidad es consecuencia de la detención de líderes criminales realizada en días pasados.

Comentarios