Lamenta Calderón que el PRI se haya sentido aludido

jueves, 2 de diciembre de 2010

MEXCO, DF, 1 de diciembre (apro).- El presidente Felipe Calderón lamentó hoy que el PRI se haya dado por aludido, después de que el domingo pasado, en un discurso para conmemorar su cuarto año de gobierno, afirmó que “sería una tragedia” regresar al pasado.
“Lamento que se hayan dado por aludidos como partidos o como personas, yo creo que hay priistas y perredistas que son gente democrática, que son gente contractiva, moderna y que por eso van ganando o perdiendo credibilidad, dependiendo lo que propongan”, señaló.
En entrevistas con noticieros nocturnos de televisión, en los que coincidió la pregunta, mencionó que todo lo que pasó en México en el pasado, como las crisis económicas, el autoritarismo, la censura, ignorancia, la corrupción y la opacidad, “eso debe quedar atrás.
“Insisto, la verdad es que nadie que verdaderamente no quiera que eso regrese, de cualquier partido político, debe darse por aludido”, puntualizó.
Reconoció que muchos de estos problemas del viejo sistema, todavía conviven con lo nuevo democrático en México y están en la raíz de muchos de los problemas que enfrentamos “y por eso refrendo, tenemos que seguir adelante, transformando y cambiando a México”.
Ante la insistencia de la pregunta por parte del periodista Joaquín López Dóriga de que “lo antiguo es el PRI”, el Ejecutivo insistió en que lo antiguo es la corrupción, las crisis económicas, la opacidad, la censura que vivía la prensa, independientemente de partidos.
Luego consideró que en esto coinciden panistas, priistas y perredistas, y negó haberse asumido como presidente del Partido Acción Nacional (PAN) y no como el presidente de la República.
De hecho, Calderón Hinojosa recordó que el próximo sábado se elegirá al nuevo presidente nacional del PAN, en un proceso en el que no está interviniendo. “Soy jefe de Estado, también soy jefe de gobierno”, precisó.
“También soy un hombre que tiene ideas y convicciones y principios políticos, y político-partidistas, como la tienen, también, quienes, con todo el derecho, además, es decir, el derecho y la libertad que tenemos los mexicanos, me critican o me cuestionan, también tienen consideraciones partidistas”, anotó.
Expuso que en lo personal es titular de un Poder (el Ejecutivo), y quien le critica es presidente de un Congreso (el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Cámara de Diputados) y también tiene convicciones partidistas “y no por eso debemos de claudicar en las cosas en las que creemos, o en las que pensamos”.
Apuntó que su deber es mantenerse, por ejemplo, con plena legalidad, en el ejercicio del cargo “y eso es lo que hago, y eso no implica, insisto, que no pueda dar, como jefe del Ejecutivo, una visión de lo que yo estoy encontrando en el país, lo que ha cambiado, y lo que falta de cambiar”.
El presidente Calderón mencionó que en ese mismo sentido puede dar una opinión de que México debe seguir cambiando, “y no debe volver hacia un pasado de autoritarismo, de crisis económica, de ignorancia y de muchas cosas”.
En entrevista por separado para el noticiero Hechos de la Noche, Calderón también comentó sus declaraciones en las que advirtió que México no merece regresar a un pasado de autoritarismo, de corrupción y de opresión.
Insistió en que en ningún momento se refirió ni a gobiernos, ni a personas ni a partidos, e incluso resaltó que México vive tiempos de cambios en lo que conviven lo viejo con lo nuevo, lo que genera una situación que nos obliga a seguir adelante.

Comentarios