Consienten autoridades adulteración de productos, denuncian lecheros

lunes, 20 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de diciembre (apro).- El Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche acusó a las autoridades sanitarias y comerciales de “consentir” la adulteración de alimentos que se expenden como si fueran verdaderos y que ponen en riesgo la salud de los consumidores.

El presidente del organismo, Álvaro González Muñoz, advirtió que ha proliferado en México la adulteración y venta de alimentos realizados con fórmulas lácteas, derivados de carne y jugos elaborados con esencias artificiales y azúcares.

Destacó, por ejemplo, que alrededor de 80% de la población no distingue la diferencia entre la leche pura de vaca --y su riqueza nutritiva— y las fórmulas lácteas.

Señaló que en un muestreo realizado por miembros del Frente, las entidades que padecen la mayor problemática respecto a las condiciones de calidad de los productos son “algunos de la región del Bajío, como Querétaro, Jalisco, Guanajuato e Hidalgo; además de los que conforman el Valle de México, incluido el Distrito Federal”.

González Muñoz explicó que uno de los principales problemas detectados luego de recorrer el país, es que las adulteraciones de los productos derivados de la carne de cerdo, como jamones, chorizos, longanizas y salchichas, se están realizando con el consentimiento de las autoridades sanitarias y de comercialización del país.

Según González Muñoz, la fabricación de derivados de diversas frutas, que se anuncian como jugos y como concentrados, se realiza con esencias artificiales y azúcares.

“La falta de información y de vigilancia en cuanto a calidad y precios de parte de instituciones como las Secretarías de Salud y de Economía, abre espacios para que empresas transnacionales y vivales comerciales ofrezcan productos alimenticios que no reúnen las condiciones de calidad, sanidad e inocuidad respecto de la importancia nutritiva de los productos naturales”, señaló.

Asimismo, afirmó que estas irregularidades, no sólo se presentan en las principales ciudades, sino con mayor intensidad en urbes medianas y pequeñas comunidades, donde las dependencias estatales responsables de aplicar medidas de orden sanitario y de control de precios no cumplen con sus funciones en estas materias, principalmente por desconocimiento y falta de capacitación del personal encargado de estas operaciones.

Comentarios