Fuga de reos confronta a Calderón y gobernador de Tamaulipas

martes, 21 de diciembre de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 21 de diciembre (apro).- La fuga de 151 reos del penal de Nuevo Laredo, ocurrida el viernes anterior, confrontó este día al presidente Felipe Calderón y al gobernador Eugenio Hernández, quienes se hicieron mutuos reclamos.
En Nuevo Laredo, Hernández Flores sostuvo que desde hace tiempo habían advertido al gobierno federal que las cárceles de Tamaulipas no estaban acondicionadas para albergar a los reos federales de alta peligrosidad.
En tanto, en entrevista radiofónica, Calderón hizo un enérgico reclamo a la labor del mandatario estatal en el área de penales:
“Llevan más de 300 (reos) que han dejado ir a la calle. Así, ¿cuándo vamos a acabar? Yo los agarro y ellos los sueltan. La verdad es que, si un gobernante no asume como parte de su tarea, ya no digas agarrar a los rateros, mano, por lo menos no dejarlos salir de la cárcel, entonces, ¿para qué quieren el gobierno?”.
Y luego, el Ejecutivo federal deslizó: “Mientras no abordemos la cobertura política que presumiblemente pueda tener la criminalidad, el problema va a seguir”.
Por su parte, el gobernador volvió a achacar toda la responsabilidad de la fuga en los custodios; “fue una traición”, reiteró.
Sin embargo, reviró que ya habían hecho una propuesta al gobierno federal para que los mil 500 reos federales de alta peligrosidad que hay en las cárceles de esta entidad fueran concentrados en un reclusorio que está en construcción en esta capital.
Previo a todo esto, el gobierno de Calderón emitió un boletín en el que atribuía al gobierno tamaulipeco la responsabilidad por la fuga:
“Es deplorable la ausencia de medidas efectivas de control y resguardo por parte de las autoridades locales, misma que ha generado fugas frecuentes de los centros penitenciarios, (hechos) que ponen en riesgo la seguridad de las comunidades”, advirtió la Secretaría de Gobernación (Segob).
En el mismo comunicado, se señaló la “urgencia” de que las autoridades estatales acelerarán los procesos de depuración y profesionalización de policías y ministerios públicos, así como del sistema penitenciario.
Se trata, puntualiza el texto de Segob, “de contar con instituciones confiables que cumplan con su responsabilidad de cerrar espacios a la criminalidad y la impunidad”.
Sin embargo, este martes el secretario de Gobierno de Tamaulipas, Hugo Andrés Araujo, respondió que no era momento para “echar culpas”.
“Lo importante es cumplir un acuerdo que ya viene de varios meses: reforzar la atención a los penales con fuerzas federales”, recalcó el colaborador de Hernández Flores.
Cabe recordar que durante todo el sexenio estatal, que está por acabar, Hernández Flores y Calderón tuvieron coincidencias en la mayoría de los asuntos nacionales, al grado de que el gobierno federal dio respaldo al estatal aun en contra de la postura de los panistas locales.
La buena relación entre ambos frecuentemente se explicaba por la llamada telefónica que le fue interceptada a Hernández Flores el día de las elecciones del 2 de julio de 2006, en la que la líder magisterial, Elba Esther Gordillo, le recomendaba al gobernador priista orientar los operativos del voto a favor del entonces candidato presidencial panista, Felipe Calderón.

Comentarios