Niega INM secuestro de 50 centroamericanos

martes, 21 de diciembre de 2010

OAXACA, Oax., 21 de diciembre (apro).- El Instituto Nacional de Migración (INM) rechazó las versiones sobre el supuesto secuestro de 50 inmigrantes centroamericanos ilegal, ocurrido el pasado jueves 16 en la localidad de Chahuites, en el estado de Oaxaca.
Por la mañana, la cancillería salvadoreña condenó “las agresiones a los centroamericanos en tránsito por México”, y exigió al gobierno de Felipe Calderón investigar el presunto secuestro de aproximadamente 50 inmigrantes centroamericanos.
En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores del país centroamericano afirmó que la medianoche del jueves 16, ''hombres armados  pararon un tren de carga en la localidad de Chahuites, Oaxaca, y se llevaron por la fuerza con rumbo desconocido a unas 50 personas de diversas nacionalidades''.
Hoy, el INM afirmó que las denuncias que realizó por la mañana la cancillería de El Salvador, carecen de sustento, ya que “no existe evidencia de que el tren haya sido obstaculizado o bloqueado por ningún grupo en la localidad de Chahuites, Oaxaca, antes del operativo efectuado por agentes migratorios”.
A través de un comunicado, la dependencia explicó que al consultar a autoridades locales y federales, así como a la compañía ferroviaria, no se encontraron  antecedentes que confirmen las versiones señaladas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador; tampoco existen, al día de hoy, denuncias presentadas ante autoridades mexicanas por parte de extranjeros.
De acuerdo con un cable de la agencia AP fechado en San Salvador, y según testimonios recabados por personal consular salvadoreño, ''los delincuentes habrían obstruido las vías con troncos y piedras, obligando a la locomotora a parar''.
''Los testigos aseguraron que los sujetos subieron a los vagones, golpearon a los migrantes con machetes y los despojaron de sus pertenencias''.
Posteriormente se llevaron por diferentes rumbos a unas 15 mujeres, cinco menores de edad y alrededor de 30 hombres, según el informe de la cancillería.
Por separado, el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, coordinador de la Pastoral de la Movilidad Humana del Episcopado Mexicano Sur-Sureste, denunció que en dos operativos distintos realizados la semana pasada por policías federales y estatales, hubo asaltos y secuestros masivos.
El también director del albergue “Hermanos en el Camino”, localizado en Ixtepec, aseguró que los inmigrantes fueron vejados y se desconoce el paradero de varios de ellos, quienes pudieron ser capturados por delincuentes, policías o funcionarios públicos corruptos.
De acuerdo con Solalinde, tanto las autoridades migratorias como fuerzas de seguridad y grupos delictivos que mantienen presencia en la región ven a los inmigrantes, principalmente los que proceden de Centroamérica, como simple mercancía.
“El gobierno federal tiene mucho miedo de que no haya otros 72 inmigrantes asesinados, pero ya los está habiendo, aunque no se difunda”, añadió.
Esto, agregó, debe servir al gobernador Gabino Cué para que sepa cuál es la policía con la que cuenta.
Asimismo, urgió al Estado Mexicano a que promulgue una ley migratoria y garantice el respeto a los derechos humanos de las personas que cruzan por nuestro país en busca del “sueño americano”.