Tabasco: riña en penal de adolescentes deja un muerto y dos heridos

martes, 21 de diciembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 21 de diciembre (apro).- Un muerto y dos lesionados fue el saldo de una riña en el Centro de Internamiento para Adolescentes de esta capital, ocurrido la noche de este lunes.

El gobierno del estado reportó que el joven Natanael Guarda Hernández falleció a causa de golpes recibidos durante la riña que  protagonizaron los internos de los edificios 5 y 6 que, previamente, se amotinaron en el área de dormitorios 2-B en protesta por la mala alimentación proporcionada en el Centro.

Los adolescentes se trasladaron al área de la cocina y destrozaron utensilios, dañaron seis rejas del dormitorio, el sistema eléctrico y ventiladores de techo.

El primer motín fue controlado por elementos de la policía estatal preventiva, sin embargo, se generalizó una riña en la que perdió la vida Natanael Guarda Hernández, a causa de golpes, cuando era trasladado a un hospital.    

La policía identificó a los líderes de los disturbios como Walter de Jesús Méndez Miranda (a) “El Cola”, recluido por robo a casa habitación; Daniel Gómez Castro (a) “El Choqui”, por robo con violencia y Jesús Manuel Aguilar Chávez (a) “El Sombra”, por robo de vehículo, quienes al contar con la mayoría de edad fueron trasladados al Centro de Readaptación Social del Estado (Creset) para continuar cumpliendo su sentencia.

Otros dos internos que participaron en la reyerta, Juan Efraín Alejandro Romero, recluido por violación; y Melquisedet Pérez Caraveo, recluido por reaprehensión por robo de vehículo, fueron trasladados al Hospital Juan Graham Casasús, donde Pérez Caraveo quedó internado en el área de urgencias.        

La víctima, Natanael Guarda, contaba con cuatro ingresos al  Centro de Internamiento para Adolescentes. Derivado de su reincidencia, purgaba una medida cautelar en régimen cerrado por dos años, cuatro meses y 14 días que cumplía desde el seis de febrero de 2009, luego de ser condenado con anterioridad por el delito de vagancia y malvivencia; en otra ocasión por daños, y por no acatar las prevenciones dictadas por un juez cuando se le concedió su libertad provisional.