300 MDP, el mnto de los daños en Texmelucan: Pemex

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MEXICO, D.F., 22 de diciembre (apro).- La explosión ocurrida en un oleoducto de Pemex ubicado en San Martín Texmelucan, Puebla, que dejó un saldo de 29 personas muertas y 50 heridas, habría sido provocada por una toma clandestina, afirmó Juan José Suárez Coppel, director de Petróleos Mexicanos.
    En conferencia de prensa realizada en la Torre Ejecutiva de Pemex, Suárez Coppel dijo que existen evidencias de que se cavó una zanja antes del derrame y que estas primeras pruebas se verificarán en el laboratorio.
    “Hay evidencia. Se revisará con el estudio metalúrgico de que el tubo estaba en buen estado. El reventamiento del tubo se debió a un impacto externo. Había una zanja en el lugar de la fuga; alguien la hizo antes de la fractura”, señaló.
    Precisó que “eso nos da la certeza a Pemex de que lo más probable haya sido una toma clandestina lo que provocó esta terrible tragedia”.
    Las autoridades de Pemex descartaron un sabotaje o que la falta de mantenimiento en la tubería haya provocado la explosión.
    Por su parte, el director de Pemex-Refinación, Miguel Tame, explicó que quien puso esa toma clandestina “no estaba preparado en el comportamiento de materiales”, por lo que descartó que se tratara de personal de la paraestatal o extrabajadores.
    Tame dijo que las tuberías estaban en buen estado y no presentaban daños, como corrosión.
    A su vez, el especialista del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Jorge Luis González Velázquez, quien trabaja en las investigaciones que realiza la PGR sobre el accidente, señaló:
     “La falla del oleoducto se identificó como una rotura dúctil; hay evidencias de la acción de fuerzas físicas externas. Además hubo una excavación abierta artificialmente previa a la ruptura del ducto”.
    González Velázquez añadió: “Podemos afirmar categóricamente que no hay un problema operativo como causa del accidente. El mantenimiento en este tramo era correcto y fue dado a tiempo por la apariencia de la tubería”.
    Sobre las perdidas materiales, el director Corporativo de Finanzas de Pemex, Carlos Alberto Treviño Medina precisó que la cifra de 300 millones de pesos estimados, es preliminar, ya que puede variar conforme avance el peritaje para estimar el valor real de las afectaciones.
    Dijo que  la paraestatal dispone de 85 millones de pesos, además de acuerdos con el IMSS y aseguradoras para pagar los gastos de las personas lesionadas, de las que 43 ya fueron dadas de alta y 10 se mantiene internadas con lesiones graves.
    Treviño Medina reiteró que la ordeña de ductos es realizada por “bandas bien organizadas”.
“Las tomas clandestinas son un problema grave para Pemex, aunque el volumen sustraído ha venido disminuyendo. Por ejemplo, el valor del producto perdido este año ascendió a 3,500 millones de pesos, mientras que de 2007 a 2008 superó los 10 mil millones pesos", agregó.

Comentarios