Buscan PRI y PRD regular la figura del "testigo protegido"

lunes, 27 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de diciembre (apro).- Las fracciones de PRI y PRD en la Cámara de Diputados presentarán en el próximo periodo ordinario de sesiones una iniciativa que contempla cambios a la figura de "testigo protegido", para evitar que se utilice con fines políticos y electoreros, informó la diputada perredista Dolores de los Ángeles Nazares Jerónimo.

Aclaró que no se planteará su desaparición, sino sólo regular la figura.

"Hemos observado que no sólo esta figura, sino incluso la del arraigo, es utilizada para desacreditar tanto a gobiernos como a candidatos, y eso es lo que nosotros no queremos", añadió.

Nazares Jerónimo dijo que tanto su partido como los diputados del PRI han discutido el tema en la Comisión de Justicia, donde se encuentra la iniciativa, que esperan dictaminarla en febrero próximo.

"Vamos a valorar lo que nosotros proponemos y lo que el PRI propone. Creemos que podemos sacar un ley que regule la participación de los testigos protegidos, porque también la iniciativa del PRI va encaminada a su regulación, no a su eliminación", señaló.

La legisladora perredista comentó que el planteamiento del PRD fue tomado de la experiencia italiana, donde luego de aplicar este tipo de figura se logró el desmembramiento de la mafia.

Indicó que en ese país el dicho del testigo protegido es verificado. Añadió que aquí se plantea que los dichos sean valorados por un juez y que se cree un "programa de testigos protegidos", donde conforme se vaya estableciendo la veracidad de la información y esté ayudando a la captura de cabecillas del narcotráfico, se le vayan otorgando beneficios”.

Añadió que se trata de “protegerlo a él (al testigo protegido), incluso, a su familia, y proporcionarle un modo honesto de vivir; pero esto va depender del grado de información".
 

Nazares Jerónimo dijo que la información de los testigos protegidos puede llevar a la captura de miembros de carteles, por lo que el PRI y PRD sólo propondrán su regulación.

"Se ha hecho un uso indiscriminado de esta figura, que tiene incluso otros fines, no los de la persecución del delito, ni del encarcelamiento de los delincuentes, sino fines políticos y electoreros", comentó.
 

“Hemos visto que los testigos protegidos dicen cosas que no les consta, que carecen de veracidad, sólo por negociar los delitos que se les imputan. Entonces, la autoridad y el delincuente negocian la libertad”, agregó.

Comentarios