Crean policía de élite en Tamaulipas

martes, 28 de diciembre de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 28 de diciembre (aopro).- A unos días de que concluya el sexenio, el Congreso del estado aprobó la creación de un grupo de policías elite, que además de la custodia del gobernador entrante Egidio Torre Cantú y de su familia, tendrá a su cargo la seguridad del mandatario saliente, Eugenio Hernández Flores y de su familia, así como de otros exgobernadores de Tamaulipas.

En una sesión extraordinaria, la LX Legislatura, que terminará sus funciones el 31 de diciembre, se modificó la Ley Estatal de Seguridad Pública, para crear dicho grupo de "guaruras" que, además, tendrá a su cargo la custodia de altos funcionarios nacionales y extranjeros que visiten esta entidad, así como de los miembros del gabinete de Seguridad Pública, de los secretarios de gobierno, del Consejo Estatal de Seguridad y del procurador.

Este grupo escoltas equivale a un Estado Mayor a disposición del gobernador estatal, pues además auxiliará “en la obtención de información general; planificará sus actividades personales propias del cargo y las prevenciones para su seguridad y participará en la ejecución de actividades procedentes”.

Además de que, según la reforma legislativa aprobada por el Congreso, este cuerpo policíaco podrá “desarrollar actividades de inteligencia y contrainteligencia necesarias para el cumplimiento de sus funciones”.

En cuanto al servicio para los exgobernadores, entre los que se encontrará Eugenio Hernández Flores, a partir del 1 de enero, la reforma aclara que los que no cuenten con personal de seguridad para su persona y/o su familia, “se les proporcionará, previa solicitud al gobernador constitucional del estado”.

En febrero pasado, cuando el cártel del Golfo y Los Zetas se declararon la guerra por el control de la zona, el gobernador Hernández Flores fue insistente en asegurar que en Tamaulipas no pasaba “nada” y que las múltiples alertas que emitían los tamaulipecos por internet de las balaceras y hechos de violencia que se registraban, eran parte de una “psicosis” colectiva.

El 28 de junio, el entonces candidato del PRI a gobernador, Rodolfo Torre Cantú,  y cuatro de sus colaboradores, fueron asesinados por un comando cuando se dirigía al aeropuerto --con mínima seguridad-- en una camioneta sin blindaje. Tras esto su hermano Egidio, fue designado candidato sustituto.

Luego de triunfar en las elecciones del 4 de julio, Egidio Torre se ha conducido con máximos niveles de seguridad, que incluyen varios cordones de protección policíaca, tanto a su casa, sus oficinas y los traslados de él y de todos los miembros de su familia. Hasta ahora sus apariciones públicas han sido contadas y siempre custodiadas por francotiradores y hombres armados infiltrados entre el público.