Confirma Conaculta muerte del dramaturgo Héctor Mendoza

jueves, 30 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 30 de diciembre (apro).- La presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar, confirmó la muerte del dramaturgo y director teatral Héctor Mendoza, e informó que previo a la incineración del cuerpo del maestro se realizará una guardia de honor en el Palacio de Bellas Artes.

Por su parte, el director de la Compañía Nacional de Teatro, Luis de Tavira, señaló que en las próximas semanas, Conaculta y Bellas Artes realizarán un homenaje nacional en memoria del dramaturgo.

En su cuenta de twitter, Sáizar escribió la noche de ayer: "Me está informando la directora del INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes), Tere Vicencio, que lamentablemente ha muerto el maestro Héctor Mendoza."

La noticia oficial del fallecimiento del creador de El Tobogán y Las iluminaciones se dio a conocer después de que en la red social circularon rumores sobre su muerte.

El productor Epigmenio Ibarra escribió: "Generoso, preciso, formador de grandes actores, compartió su experiencia con nosotros en @Casazul el Mtro Hector Mendoza. Grande del teatro".

La actriz Ana de la Reguera también lamentó la muerte del escritor: "Qué pena la pérdida del Maestro Héctor Mendoza. Mi más sentido pésame a su familia".

Héctor Mendoza, originario de Apaseo, Guanajuato, fue considerado precursor del teatro de vanguardia en México, donde estudio literatura española en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y cursó en la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

En 1951, el dramaturgo –nacido el 10 de julio de 1932– escribió la pieza Ahogados. En 1953 estrenó Las cosas simples, dirigida por Celestino Gorostiza, y en 1955 dirigió La pesadilla o Las costumbres de antaño, de Manuel Eduardo de Gorostiza.

Participó como director de escena en la fundación de la legendaria Poesía en Voz Alta, en 1956, al lado del Premio Nobel de Literatura Octavio Paz y Juan José Arreola, en la parte literaria, y de Juan Soriano y Leonora Carrigton en la puesta escenográfica.

En 1957, Héctor Mendoza obtuvo la beca de la Fundación Rockefeller, que le permitió ingresar al Actor´s Studio de Nueva York, donde estudió bajo la dirección del mimo Etienne Decroux.

Tres años después, en 1960, estrenó como director Terror y miserias del III Reich, de Bertolt Brecht, y un año después dirigió Wozjeck.

En 1987 fundó, junto con el también director y dramaturgo Julio Castillo, el Núcleo de Estudios Teatrales.

Entre las obras creadas por Héctor Mendoza destacan: Salpícamente de amor (1964), Los asesinos ciegos (1969), Las gallinas matemáticas (1981), Noches islámicas (1982), El día en que murió el señor Bernal dejándonos desamparados (1985) y La desconfianza (1990).

El INBA le brindó en 1994 un homenaje en reconocimiento a sus más de 40 años de labor como dramaturgo y director.

 

Comentarios