Insiste Espinosa: "no hay texto secreto" en la Cumbre de Cancún

lunes, 6 de diciembre de 2010

CANCUN, Q.Roo, 6 de diciembre (apro).- “No existe un texto secreto ni un proceso paralelo, como se ha hecho saber a los negociadores”, atajó Patricia Espinosa, secretaria de Relaciones Exteriores y presidenta de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-16).
    La aclaración era pertinente: y es que ayer y la mañana de este lunes surgió la versión de que, ante el impasse en las negociaciones que se llevan a cabo en esta ciudad, un grupo de países –entre ellos Estados Unidos, Canadá y Japón-- realizaban negociaciones paralelas con el propósito de acordar un documento sobre el cambio climático, lo que equivalía a reproducir lo que sucedió en la cumbre de Copenhague el año pasado y que la llevó al fracaso.
    “Tras muchos meses de trabajo, existe un más alto nivel de confianza entre las partes y en el proceso mismo. La presidencia mexicana de las Conferencias (COP-16 y CMP6) ha trabajado de manera transparente e incluyente. Reitero hoy ante ustedes nuestro compromiso con esos principios (…) Se requiere que cada voz sea tomada en cuenta para que logremos obtener los resultados que todos estamos buscando”, declaró Espinosa durante una conferencia de prensa que ofreció junto con Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUC).
    Luego, a pregunta de un reportero sobre la existencia de “negociaciones secretas”, la canciller dijo que “este tipo de inquietudes se dan en los procesos de negociación que tiene una complejidad muy grande”.
            Aseguró que no existe indicio alguno sobre que se esté perdiendo el proceso de Cancún o su credibilidad.
    “Eso no ha ocurrido”, sostuvo, y agregó que “hemos actuado muy rápido para desmentir todos estos rumores que de repente se presentan”.
    Y considero que el origen de esta “especulación” se encuentra en las dudas sobre cuándo va surgir el documento final, el cual “todavía no se tiene”.

Optimismo

Transcurrida más de una semana de la COP-16, Espinosa se dijo convencida de que “existen las condiciones para lograr un paquete de decisiones amplio y balanceado que conduzca a acciones globales más efectivas”.
           Señaló que “se requiere la toma de decisiones políticas clave para consolidar el paquete” Cancún, y dijo que ello podría ocurrir a partir de este martes, cuando inicie el llamado “segmento de alto nivel”, que contará con la participación de ministros y de una veintena de presidentes y jefes de Estado.
    “He solicitado el apoyo de los ministros de diversos países para concentrar las voluntades en la construcción de consensos. Ellos sostienen ya consultas –-platicas de pasillos, de uno a uno, encuentros informales—para ayudar a identificar donde se encuentran los equilibrios que estamos buscando”, dijo.
    Sin embargo, a la pregunta sobre cuáles son las “áreas mas difíciles” de la negociación, Espinosa reconoció que varios temas se encuentran atorados y que requieren de “decisiones políticas” de los gobiernos para sacarlos adelante.
           Menciono los siguientes: mitigación (reducción de emisiones); un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto, y los mecanismos de Medición, Reporte y Verificación (MRV) y de Consulta y Análisis Internacional.
    “No hay un país que se retracte de sus compromisos de reducción de emisiones, pero no se sabe cómo se van a reflejar esas posiciones en un documento para ayudar a dar un equilibrio en el paquete de decisiones”, explicó.
     Y se apuró a destacar el “aspecto positivo” de las negociaciones: “Si bien no hemos encontrado esa fórmula de compromiso” para un acuerdo global vinculante, “si hay una coincidencia amplísima sobre la necesidad de darle continuidad al régimen sobre el cambio climático”, el cual está basado en la Convención Marco sobre Cambio Climático y en la Convención sobre el Protocolo de Kyoto.
    A su lado, Figueres sostuvo que en el centro de la negociación se encontraba el Protocolo de Kyoto y que al respecto existen “posturas opuestas”.
    Explico: “Unos países han dicho durante todo un año que no están en posición de unirse a un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto; otros dicen que requieren de ese segundo periodo para asegurarse de que las naciones desarrolladas se comprometen en una postura seria. Lo posible es que exista un punto intermedio entre ambas posturas. Hay una búsqueda activa de ese punto intermedio”.
Y añadió: “Nada me hace pensar que no se lograra un acuerdo sobre el Protocolo de Kyoto ni que ese será el resultado. Por el contrario: los gobiernos saben que tienen la responsabilidad de encontrar una solución a ello”.