Anuncia Bolivia su retiro de reuniones informales de la Cumbre en Cancún

miércoles, 8 de diciembre de 2010

CANCUN, Q.Roo, 8 de diciembre (apro).- Bolivia se retirará de las reuniones informales de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP-16), pues éstas “no pueden sustituir el proceso de negociación formal”, anunció Pablo Solón, jefe de la delegación de ese país que participa en la cumbre que se realiza en esta ciudad.
El anunció sorprendió al gobierno de México –que preside la COP-16 y anfitrión del encuentro--, que señaló que “las consultas informales son comunes en este tipo de negociación” y en las que no se ha excluido a país alguno.
En conferencia de prensa, Solón explicó que su delegación recibió un borrador del grupo de trabajo de Cooperación a Largo Plazo (LCA, por sus siglas en inglés), en el que se había eliminado una referencia a los derechos de los pueblos indígenas. Dijo que al intentar aclarar esta omisión se dio cuenta que no existía reunión oficial del LCA, sino un encuentro informal, en el que participaban unos 40 ó 50 países.
Entonces, comentó, “asistimos a esa reunión y expresamos con mucho respeto, que estábamos frente a un problema: que la única reunión del LCA era de carácter informal, que la presidencia tiene todo el derecho de hacerla, pero que no puede reemplazar o sustituir el proceso de negociación formal”.
Se quejó de que en dicha reunión se estaba redactando un texto. “Así que pedimos disculpas y nos retiramos de esa reunión”. Y anunció que su país no participará más en este tipo de reuniones informales dentro de la COP-16.
“Una reunión informal no puede ser el escenario central de una negociación”, afirmó.
Advirtió: “No queremos repetir una situación como la de hace un año (en Copenhague) cuando estábamos negociando en el Grupo de los 77 y nos enteramos que se había llegado a un acuerdo…Eso no puede ocurrir”.
Solón dijo esperar que el retiro de su delegación de los encuentros informales sea una “señal que contribuya a que volvamos al proceso oficial, formal, real de negociación de todas las partes, y que las consultas –que son bienvenidas-- sean suplementarias y complementarias, pero nunca sustantivas”.
Por su parte, en conferencia de prensa, Luis Alfonso de Alba, representante especial de México para la COP-16 y uno de los principales negociadores de esta cita, se dijo sorprendido por el anuncio de la delegación boliviana.
Explicó que, en efecto, los países decidieron iniciar un segundo proceso de consultas y que para ello se integró un grupo de unas 50 naciones. Dijo que éste no es secreto ni sesiona a puertas cerradas y que lo demuestra el hecho de que se integró a todo país que quiso participar.
Sostuvo que los resultados que se obtengan de este grupo regresan a las sesiones formales. “Ningún grupo puede tomar decisiones en nombre de otro. Hay que ser muy respetuoso de eso”, señaló.
Explicó que este tipo de grupos informales son normales en los procesos de negociación de las COPs y de Naciones Unidas. Incluso recordó que en Balí se actuó de manera similar con la gran diferencia de que en Cancún las reuniones se “transparentaron: se explica cómo se opera y se incluye a todo el que quiera participar”.
Comentó que “toda la vida ha habido este tipo de reuniones” y que Bolivia sabe de ello, pues tiene experiencia en este tipo de eventos. Dijo que el gobierno boliviano es invitado permanente a este tipo de reuniones. “Ahí está su lugar”, señaló.
Consideró que “la preocupación de Bolivia se justifica en buena medida porque se había borrado en el documento una referencia a los pueblos indígenas”. Afirmó que México también hizo suyo ese reclamo, “pero ese punto regresó hoy al documento”, afirmó.
Y dijo que “México hará todo lo que esté a su alcance” para incluir a Bolivia en todo tipo de reuniones, pero advirtió. “Es decisión soberana si se quiere integrar o no y nosotros somos respetuosos de ello”.
Comentó incluso que ha tenido contacto con el embajador Solón y que éste “en ningún momento me ha expresado una preocupación directa”.

Mr

Comentarios