Greenpeace sumerge en Cancún réplicas de monumentos emblemáticos

miércoles, 8 de diciembre de 2010

CANCÚN, Q. Roo, 8 de diciembre (apro).- Agrupaciones ambientalistas realizaron este día nuevas protestas en la ciudad para exigir a los gobiernos que participan en la XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CO16), que concluye el viernes, soluciones reales al problema del calentamiento global.
Greenpeace hundió en el mar réplicas de monumentos emblemáticos de la humanidad, entre ellos el Templo del Cielo, de China; la Casa de la Opera, de Australia; la estatua de la Libertad, de Estados Unidos; el Cristo Redentor, de Brasil, la pirámide de Giza, de Egipto; la torre Eiffel, de País; el Big Ben, de Londres; el Taj Majal, de la India, y el Ángel de la Independencia de México.
El ritual, que tuvo lugar en un punto conocido como playa Gaviota, estuvo encabezado por Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de clima y energía de Greenpeace México, buscaba advertir a los negociadores de la COP-16 que el crecimiento del nivel del mar es una de las amenazas del cambio climático y los daños serán igual para países pobres que ricos.
Por su parte, otro grupo de manifestantes realizó una nueva marcha por las calles de Cancún, del centro hasta la entrada a la zona hotelera, con el fin de protestar por la intromisión del Banco Mundial (BM) en las políticas ambientales de las naciones.
Este contingente cargaba una piñata con forma de cochino que simulaba una enorme alcancía rellena de dinero.

Comentarios