Niñez mexicana, expuesta a 20 mil spots de alimentos chatarra: SSA

jueves, 9 de diciembre de 2010

MANZANILLO, Col., 9 de diciembre (apro).- El secretario de Salud federal, José Ángel Córdova Villalobos, denunció que los niños mexicanos están expuestos, cada año, a 20 mil spots de alimentos “obesogénicos”, especialmente golosinas, razón por la que se pronunció a favor de que se prohíba legalmente la difusión de esos mensajes en horarios destinados al público infantil.
De acuerdo con el funcionario, no ha sido suficiente el llamado Código de Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas Dirigida a Público Infantil, conocido como Código Pabi, firmado el 1 de enero de 2009 por algunas de las principales industrias de ese sector.
Este código fue presentado en septiembre de 2008 por el Consejo Nacional de Autorregulación y Ética Publicitaria (Conar), que aglutina a industrias implicadas, con el fin de tratar de evitar la legislación sobre la publicidad de ese tipo de alimentos.
Córdova mencionó que el código ha sido cumplido sólo por 75% de las empresas que lo firmaron, en tanto que en el sector de las que no firmaron el apego a esas disposiciones ha sido únicamente de 15%.
El titular de la Ssa visitó hoy esta ciudad para participar en la inauguración de la XVI Reunión Nacional Ordinaria del Consejo Nacional de Salud, en las instalaciones del complejo turístico Isla Navidad.
En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por el gobernador Mario Anguiano Moreno, José Ángel Córdova dijo que se necesita fortalecer la legislación y la reglamentación respectiva, particularmente en los horarios dedicados a los niños.
“En general, en los espacios dedicados a los adultos, la facultad de discernimiento de un adulto es mucho mayor, entonces tienen derecho a la información, tienen la capacidad de seleccionar los alimentos que quieren”, explicó.
Por otra parte, Córdova Villalobos señaló que dentro de los logros más importantes que se han tenido en el sector salud ha sido el avance hacia la cobertura universal, con el objetivo prioritario para 2011 de lograr la afiliación de los alrededor de 7 u 8 millones de personas que faltan.
Respecto de las afectaciones económicas de la dependencia por los medicamentos que caducan en sus almacenes, aseguró que “ha habido un perfeccionamiento progresivo de los análisis de los fármacos que se encuentran en los inventarios para tratar de evitar estas pérdidas”.
Expuso que en ocasiones la complejidad radica en poder tener una adecuada planeación en las compras, que si se hacen de manera urgente no se pueden obtener los descuentos.
No obstante, “se ha establecido en la ley un tope para comprobación del costo en los medicamentos, es decir, al inicio de esta administración demostramos que había estados que compraban hasta 500% más de un medicamento en relación con otro. En 2008 se establece este precio de referencia para que la compra no sea más de 10%, es lo único que aceptamos para el reembolso”.
Sin embargo, admitió que a veces en situaciones de emergencia puede haber un desfase y “se compra un poquito más y se pueden quedar algunos medicamentos ahí, (pero) esto ha tenido una tendencia hacia la baja en todo el país”.