"Bashir Lazhar"

lunes, 1 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de enero (apro).- Conocido principalmente por su trabajo como director fundador de Los Endebles, compañía dedicada a la puesta en escena de textos dramáticos contemporáneos, Boris Schoemann nos da ahora una muestra de sus extraordinarias capacidades actorales con el espectáculo unipersonal Bashir Lazhar, obra de la dramaturga quebequense Evelyne de la Cheneliere, que se presenta actualmente en la Sala Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque.

Aunque el monólogo por naturaleza es un trabajo que suele ser excesivamente discursivo y con poca progresión dramática, la puesta en escena de Bashir Lazhar, dirigida por Mahalat Sánchez, ofrece momentos de gran teatralidad a través de la creación de atmósferas, lograda por el desempeño histriónico de Schoemann, apoyado en una excelente iluminación que no tiene crédito en el programa.

Con estos elementos mínimos esenciales del teatro (texto, luz y actuación), Schoemann nos muestra algunos detalles de la vida de Bashir Lazhar, maestro de origen argelino que emigra a Canadá huyendo de la violencia de su país, donde asesinaron a su familia.

En Canadá es contratado como maestro suplente en una escuela primaria y, a partir de este acontecimiento, vemos en escena las implicaciones del choque cultural y la incomprensión de situaciones que les son totalmente ajenas a las autoridades escolares y migratorias, circunstancias que generan una serie de injusticias hacia el inmigrante. Sobre todo, con toques poéticos, emotivos y humorísticos, vemos el amor de un maestro por su profesión y por la libre formación del pensamiento, sin esperar mayor retribución que la sonrisa y el crecimiento intelectual y humano de sus alumnos.

“Educación y violencia --dice Schoemann-- son dos de los problemas graves y actuales en el México contemporáneo. Estas temáticas nos interesan y nos confrontan, de eso queremos hablar, con toda la ternura del mundo.”

Como lo señala su autora, Bashir Lazhar es un homenaje a todos los maestros del mundo, aquellos que imparten su conocimiento hasta quedarse sin saliva, que intentan enseñar con sentido del humor luchando día a día con la impaciencia, la irritabilidad y la indiferencia.

Las funciones en la Sala Xavier Villaurrutia se realizan los jueves y viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas. La temporada concluirá el 7 de febrero. Posteriormente realizará una breve temporada en el Foro A Poco No. Teatro Cabaret, de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, del 12 al 28 de marzo, con funciones viernes, sábados y domingos.

Comentarios