Rechaza PGR atraer el caso de la masacre en Juárez

lunes, 1 de febrero de 2010

MEXICO, D.F. 1 de febrero (apro).- La Procuraduría General de la República (PGR) negó que vaya a atraer el caso de los estudiantes acribillados la madrugada de ayer en Ciudad Juárez, Chihuahua, y expuso que sólo coadyuvará en la indagatoria que ya inició la procuraduría de esa entidad, a pesar de que existen indicios de que participaron miembros del grupo armado “Aztecas”, ligados al cártel de Juárez.
    Para ello, integró una acta circunstanciada PGR/CHIH/JUA/130/210-A, cuyos primeros elementos, según informó el área de prensa de los estados, son recortes de notas periodísticas relacionadas con la matanza perpetrada en una casa del fraccionamiento Villas de Salvárcar, a la que se dieron cita unos 60 estudiantes del CBTIS 128, del Colegio de Bachilleres 9 y de la Universidad Autónoma de Chihuahua para festejar un cumpleaños.
    De acuerdo con la PGR, hasta el momento se han contabilizado 14 muertos, 12 de los cuales ya fueron identificados y de dos más se desconoce su identidad.
    Sobre el número exacto de muertos hay datos encontrados: el alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, dijo que hasta esta tarde se habían encontrado 16 personas fallecidas durante la masacre que, según datos extraoficiales, se le atribuye a un comando armado presuntamente al servicio del narcotráfico.
    Sin embargo, tanto autoridades locales como federales  presumen que, detrás de la masacre de ayer, podrían haber participado integrantes de la pandilla conocida como “Los Aztecas”, ligados al grupo “La Línea”, vinculados al cártel de Juárez.
    Según la información difundida por medios de comunicación escritos y electrónicos, la masacre se perpetró con armamento de alto poder, entre los que destacan rifles AR.15, los llamados “Cuernos de Chivo”. Sin embargo, la PGR sostiene que en el lugar de los hechos se encontraron casquillos percutidos por pistolas calibres .45, .22 y .9 milímetros.
    La versión inicialmente difundida de que a la fiesta –el supuesto festejo de un cumpleaños-- sólo habían asistido estudiantes, fue desmentida por la PGR y las autoridades de la Procuraduría de Chihuahua, pues ambas instituciones coinciden en un dato: que al festejo asistieron personas de diversas edades, desde los 17 hasta 45 años.
    Además de las personas muertas, la PGR reporta que en distintos hospitales de Ciudad Juárez están internadas 13 más que resultaron heridas durante el ataque armado, el cual inició a una de la madrugada de ayer.
    Según datos oficiales, el ataque comenzó tanto en el interior como en el exterior de esa residencia. Aparentemente, el comando armado trataba de asesinar a una persona –hasta ahora no identificada– que estaba en la fiesta. Ese fue el aparente motivo por el que se inició el tiroteo.
    Tres adolescentes fueron los primeros asesinados, pues cayeron abatidos a tiros; cuatro más fallecieron al ser trasladados al hospital y otros más murieron en el lugar de los hechos.
    De acuerdo con versiones recavadas por las autoridades de Chihuahua, poco antes de la 1:00 de la madrugada los atacantes, todos ellos encapuchados, llegaron al lugar de la fiesta a bordo de cuatro camionetas, con las que bloquearon el acceso a la casa, donde estaban concentrados unos 60 estudiantes que estaban en pleno festejo.
    La procuraduría estatal informó que, con base en testimonios de la gente que se enteró del evento, “los encapuchados comenzaron a disparar  antes de ingresar a la casa y alcanzaron a varias personas que estaban en las viviendas aledañas, marcadas con los números 1308 y 1306.
    Con base en los mismos testigos, “algunas personas corrieron y los persiguieron, otros se refugiaron y otros más fallecieron instantáneamente a causa de los disparos”.
    Buena parte de los testimonios coincide en que tanto los soldados como la policía estatal “llegaron tarde” y a las personas que salvaron, así como a las que llegaron después, les negaron la ayuda y sólo “nos ordenaron que no moviéramos a los cadáveres”.
    El vocero de la PGR, Octavio Campos, informó, vía telefónica, que la PGR no atraerá el caso, aunque sí coadyuvará en las investigaciones que ya realizan las autoridades de Chihuahua.
    Por otra parte, sobre los más de 10 muertos en Torreón, Coahuila, presuntamente encontrados en bares y prostíbulos de esa ciudad, la PGR dijo no tener conocimiento de los hechos más que por las notas periodísticas difundidas por los periódicos Vanguardia y El Siglo de Torreón.
    

Comentarios