Antidemocrática, la reforma al artículo 40 constitucional: Sandoval Iñiguez

viernes, 12 de febrero de 2010

GUADALAJARA, Jal., 12 de febrero (apro).- La reforma que eleva a rango constitucional la laicidad del Estado mexicano y la propuesta legislativa para sancionar a los ministros religiosos que intervengan en política, causaron la molestia del cardenal Juan Sandoval Iñiguez, quien las calificó de antidemocráticas y violatorias de la libertad de expresión.
El arzobispo de Guadalajara desaprueba ambos hechos en dos artículos que aparecerán el domingo 14 en el semanario arquidiocesano de Guadalajara, al que el reportero tuvo acceso: el editorial del semanario, titulado “Y dale con lo laico”, y en el artículo “¿Igualdad de Derechos?".
En el artículo, Sandoval Iñiguez señala que la intención de sancionar a los ministros religiosos que intervengan en política vulnera el principio democrático de la igualdad de los mexicanos.
    “Recientemente entró al Congreso de la Unión una propuesta, lamentablemente impulsada por un legislador de Jalisco, mediante la cual se pretende una ley que sancione severamente a los ministros de culto religioso que de cualquier manera expresen públicamente su opinión o critiquen al gobierno”, reprocha el cardenal.
    Se refiere a la iniciativa para reformar el artículo 404 del Código Penal Federal, presentada por el diputado federal Arturo Zamora Jiménez, del PRI, quien propone sanciones de 500 días de salario para los ministros religiosos que bajo cualquier circunstancia induzcan el voto a favor o en contra de un candidato o partido.
    “Esta propuesta significa un retroceso, pues considero que el México de las dictaduras, de los cuartelazos, de las asonadas y de la suspensión de garantías ciudadanas de libertad de expresión y de igualdad, va contra de la democracia que hoy rige y avanza”, responde en su artículo el purpurado.
    Añade que muchos de los actos que la Iglesia critica no son asuntos meramente de carácter político, sino que se trata de asuntos de índole moral. “En lo político no nos inmiscuimos, pero sí nos corresponde en las aprobaciones y legalizaciones del aborto, del divorcio, del matrimonio de personas del mismo sexo, etcétera. Estos son asuntos que aunque tienen implicaciones políticas y partidistas, van esencialmente en contra de la ley moral natural.
“Si por esto piensan aplicarnos esas leyes que agreden la Moral, pues ya que comiencen a hacerlo de una vez; estaremos preparados para ello; en tales asuntos no podemos ceder”, advierte.
    Sobre la reforma al artículo 40 de la Constitución Mexicana que la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó el 3 de febrero para agregar la palabra “laica” a las características del Estado, el jerarca religioso a la califica de “innecesaria y demagógica”.
Explica que la Constitución ya contemplaba la laicidad en los artículos 3, 24 y 130; además de la Ley de Asociaciones Religiosas, que garantiza que los ministros de culto no intervendrán en la vida pública.
    Cita a especialista en temas religiosos Roberto Blancarte: “Él indica que los legisladores únicamente han reafirmado un principio establecido implícitamente en la Constitución desde las Leyes de Reforma de 1859. ¿Qué afán entonces de estos pleonasmos constitucionales?”
    Y remata: “Si el concepto de laico ha encontrado un lugar o han tenido que introducirlo de esta forma, entonces tendría que caerse en escribir otras ‘verdades de Perogrullo’ y deberían incluirse muchas otras denominaciones como plural, multicultural, incluyente, pluriétnica, con perspectiva de género y otras bondades del moderno Estado mexicano.
“Por lo tanto, la intencionalidad más bien es revertir las recientes intervenciones de las iglesias en asuntos de carácter público, que fueron opiniones expresadas abiertamente, no actos de poder como lo quieren presentar otros. Si el objetivo de dicha reforma es antirreligioso como interpretan el adjetivo laico, violaría también el carácter mismo del Estado. Estas reformas tensan más el ambiente, por limitar la libertad de expresión.”

Comentarios