Silencio de Nava sobre pacto aliancista; prefiere continuar campaña contra bodas gay

martes, 16 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de febrero (apro).- En vez de aclarar su participación en el pacto con la cúpula priista para aumentar los impuestos a cambio de evitar alianzas electorales, como lo exhibió Fernando Gómez Mont, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), César Nava, actuó como vocero de los gobiernos de Guanajuato, Jalisco, Morelos, Sonora y Tlaxcala, que impugnaron ante la Suprema corte de Justicia de la Nación (SCJN) los matrimonios entre personas del mismo sexo en la capital del país. 
Nava guardó hoy un espeso silencio sobre lo que el secretario de Gobernación afirmó en diversas entrevistas periodísticas, en el sentido de que sabía del acuerdo que desde octubre del año pasado se estableció con la cúpula priista, aunque supuestamente Felipe Calderón se enteró hasta enero de este año.
“Al actuar me comuniqué con el presidente del partido. El ámbito de esas comunicaciones está protegido por la reserva a que está obligado el secretario de Gobernación. El licenciado César Nava tuvo conocimiento de lo realizado con mucho más detalle que el presidente de la República y en tiempos distintos que el presidente de la República”, aseguró Gómez Mont en una entrevista publicada hoy en el diario Reforma.
Sin embargo, en vez de hacer una precisión al respecto, Nava se encerró en sus oficinas y sostuvo reuniones privadas fuera de ellas, y por la noche hizo emitir un comunicado con un tema absolutamente contrario: La impugnación de gobiernos estatales panistas a los matrimonios entre personas del mismo sexo.
Tal como lo hizo la Procuraduría General de la República, (PGR), por órdenes de Calderón, el PAN aplaudió que los gobernadores de Guanajuato, Jalisco, Morelos, Sonora y Tlaxcala promovieran ante la SCJN sendas demandas de controversia constitucional, con el fin de declarar la inconstitucionalidad de la reforma a diversos artículos del Código Civil para el Distrito Federal que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como la adopción por parte de dichos matrimonios.
“En su argumentación los gobernadores subrayaron que dicha acción obedece a un análisis de la reforma y de las implicaciones y repercusiones estrictamente jurídicas que puede tener en la vigencia y preservación del orden jurídico de cada entidad”, destacó el boletín emitido por el CEN del PAN.
Con una redacción a manera de nota informativa, como si se hubiese celebrado una reunión entre los gobernadores impugnantes y de ello hubiesen sido testigos los reporteros que cubren la fuente del PAN, el comunicado establece: 
“Agregaron que, en virtud de las reformas aprobadas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se podría obligar a los estados a reconocer y conceder plena validez a los matrimonios entre personas del mismo sexo, celebrados en el DF.
“Se busca, agregaron los mandatarios estatales, que el máximo tribunal del país declare la inconstitucionalidad de las normas impugnadas y como consecuencia su invalidez, preservando el ámbito de competencia legislativa de cada entidad federativa y con ello el orden constitucional federal y local.
“Asimismo, estimaron que reconocer el derecho a adoptar a un matrimonio conformado por dos personas del mismo sexo, resulta totalmente contrario al interés superior de las niñas y de los niños, el cual debe prevalecer ante cualquier circunstancia.”