Empantanado, el juicio contra Osiel Cárdenas en EU

miércoles, 17 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 17 de febrero (apro).- A tres años de su extradición a Estados Unidos, el proceso judicial contra Osiel Cárdenas Guillén, quien encabezara el cártel del Golfo, permanece empantanado en una corte federal del vecino país del norte.

De acuerdo con una nota difundida por la agencia Notimex, Hilda Tagle, la juez a cargo del caso en la corte del distrito sureste de Texas en Houston, ha cancelado todas las audiencias programadas para definir la situación legal de Cárdenas Guillén, lo que ha paralizado técnicamente el procedimiento.

Sin embargo, añade que los avances y detalles del caso se desconocen luego de que la juez ordenara sellar el expediente para mantenerlo desde el inicio fuera del escrutinio público, mientras la fiscalía y la defensa alistaban sus argumentos para el juicio.

La magistrada impuso también una orden de silencio que prohíbe a fiscales federales y abogados defensores discutir el caso con la prensa y personas ajenas al mismo.

Notimex recuerda que la semana pasada el periódico The Houston Chronicle logró romper el largo silencio sobre el caso, al obtener mediante una moción judicial algunos documentos que fueron liberados por la juez.

El rotativo informó que el gobierno estadunidense le ha decomisado a Cárdenas Guillén 26 millones de dólares.

Los documentos también dejaron saber detalles sobre las preocupaciones de seguridad expresadas por la defensa del mexicano, extraditado por México en enero de 2007. La mayor parte del caso, empero, continúa sellada, aunque pudiera seguir la desclasificación de documentos.

El mexicano está acusado de un total de 17 cargos federales, incluidos 10 por posesión con intento de distribución y contrabando de diversas cantidades de mariguana y cocaína.

Además está acusado de cinco cargos por asalto y amenaza a agentes federales y locales, uno por lavado de dinero en más de 500 mil dólares y otro por mantener en operación una empresa criminal.

La primera fecha para el inicio del juicio en su contra había sido fijada originalmente para el 5 de noviembre de 2007, 10 meses después de su extradición.

Desde entonces, el proceso ha sido pospuesto en repetidas ocasiones y actualmente se desconoce cuándo podría comenzar, en caso de que aún se mantenga la decisión de conducirlo a juicio.

El prolongado proceso ha provocado especulaciones entre analistas legales en el sentido de que Cárdenas Guillén pudiera estar negociando un acuerdo con las autoridades para evitar el juicio y asegurarse una sentencia menor.

Observadores independientes señalan que la defensa pudiera estar tratando de evitar que Cárdenas Guillén sea enviado a una cárcel de máxima seguridad y aislamiento, conocidas en Estados Unidos como super max.

Cárdenas Guillen estaría buscando así evitar la misma suerte que su antecesor, el narcotraficante Juan García Ábrego, quien luego de un juicio en Houston fue sentenciado en 1996 a 11 cadenas perpetuas y enviado a una prisión super max en Florence, Colorado.

El castigo impuesto a Abrego parece haber dejado una fuerte lección a los narcotraficantes mexicanos extraditados a Estados Unidos en los últimos años.

Comentarios