La estatua errante de Maquío

miércoles, 17 de febrero de 2010
GUADALAJARA, Jal., 17 de febrero (Proceso).- Durante años, la estatua en bronce de Manuel J. Clouthier, Maquío, ha pasado de un lugar a otro por las calles de Zapopan y, como aún no se define el sitio de su colocación definitiva, permanece embodegada. En 1995, durante el primer gobierno panista en ese municipio, la escultura realizada por Ricardo Ponzanelli se ubicó en la Glorieta de Los Cubos, colonia Prados Vallarta, donde empieza la calle que a partir de entonces lleva el nombre de quien fue candidato del PAN a la Presidencia de la República en 1988 y murió en un presunto accidente carretero el 1 de octubre de 1989. En el pedestal se podía leer su frase más famosa: “México va a cambiar contigo, sin ti o a pesar de ti”. En febrero de 1999, la estatua fue retirada temporalmente por la construcción del nodo vial de Los Cubos, en la confluencia de las avenidas Vallarta, Lázaro Cárdenas y Clouthier, pero una vez concluida dicha obra, la figura de bronce volvió al sitio que ocupaba. Sin embargo, en 2001 el entonces secretario del PAN en Jalisco, Raúl Monjaraz, sugirió que el monumento fuera cambiado de lugar pues, debido a las dificultades para cruzar la avenida Lázaro Cárdenas, mucha gente dejaría de asistir a las ceremonias conmemorativas del fallecimiento de Maquío. Por esta razón fue reubicada varias cuadras adelante, en la confluencia de las avenidas Patria y Manuel J. Clouthier, donde permaneció hasta septiembre de 2009, cuando fue nuevamente removida y embodegada al descubrirse que se hallaba en un predio propiedad de particulares. En el marco del vigésimo aniversario luctuoso de Maquío, un grupo de panistas anunció, el 2 de octubre pasado, que solicitarían al ayuntamiento de Zapopan la reposición del monumento y, durante una sesión de cabildo realizada el 20 de octubre, los regidores aprobaron por mayoría enviar la petición a las comisiones colegiadas correspondientes para su estudio y dictamen. El 27 de octubre de 2009, el coordinador de los regidores panistas, José Salcedo Martínez, presentó un punto de acuerdo para que la estatua deje de “estar rodando, de estar arrumbada”. Sostuvo  que la propuesta no debía pasar por comisiones: “Que se dé de baja el expediente 270/09 (…) en virtud de que es una cosa muy sencilla (…) no tiene sentido que se le dé un trámite tan largo en las comisiones… a la estatua se le debe hacer un pequeño pedestal en la glorieta que cruza las calles Volcán del Colli, Manuel Clouthier, Volcán Barú, Felipe Zetter y Enrique Ladrón de Guevara”. La propuesta del panista fue votada a favor en la siguiente sesión, efectuada en noviembre. Pero con el reciente cambio de administración municipal, que luego de ser panista pasó a ser de composición priista, disminuyeron las posibilidades de que la estatua sea reinstalada y continúa arrumbada en una bodega de la calle Estribo, a un costado del Mercado del Mar. Allí, en cuanto se abre la cortina blanca del depósito, lo primero que resalta, entre telarañas, polvo y muebles usados, es la figura metálica de Maquío, que muestra una base ya carcomida. A su lado se encuentra, también en el olvido, una estatua de Francisco I. Madero que alguna vez estuvo colocada en la Avenida de las Rosas, en la colonia Chapalita.