Condena Iglesia asesinato de sacerdote

jueves, 18 de febrero de 2010

MÉXICO, D. F., 18 de febrero (apro).- El sacerdote José Luis Parra Huerta, de 59 años de edad, fue ejecutado anoche de un balazo en la nuca en la colonia Vasco de Quiroga de la delegación Gustavo A. Madero.
    El atentado se produjo momentos después de que el clérigo estacionó una camioneta Voyager frente a una tienda. En el lugar, el joven Ulises Amado, de  20 años de edad, quien acompañaba al prelado, bajó del vehículo a comprar artículos varios.
    Ulises Amado dijo a la Policía que un hombre armado acabó con la vida del sacerdote y posteriormente lo obligó a subirse a la camioneta, que más tarde fue abandonada en San Juan de Aragón.
    Luego de enterarse de lo ocurrido, el vocero de la Arquidiócesis Primada de México, Hugo Valdemar Romero, demandó a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) una investigación rigurosa y que se detenga a los delincuentes, pero “a los auténticos”.
Valdemar Romero calificó como un hecho “absolutamente condenable y sacrílego” el crimen del referido sacerdote, y confirmó que hay gran consternación en la Arquidiócesis por la noticia.
     El vocero de la Iglesia católica en la Ciudad de México recordó al párroco José Luis Parra como un “sacerdote ejemplar y muy querido en la Arquidiócesis”.
    Más aún, lamentó que toda la atención esté dirigida a Ciudad Juárez, cuando en la capital del país también se vive una “gravísima situación de inseguridad” que requiere una pronta atención.
    “Independientemente de los motivos de este crimen, es muy grave que las autoridades están para garantizarnos seguridad y no se esté haciendo, ahora resalta porque es un sacerdote, pero cuantos homicidios no hay a diario y no vemos acciones concretas para combatir a la delincuencia”, expresó.
    El sacerdote Parra Huerta era vicario de la parroquia de la Asunción Sagrario Metropolitano, que se encuentra a un costado de la Catedral Metropolitana.

Comentarios