Diputados piden a gobierno atender como "prioridad nacional" el caso Juárez

martes, 2 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de febrero (apro).- Luego de que el PAN y el PRI se repartieron culpas en lo que respecta a la situación de violencia que se vive en Ciudad Juárez, el pleno de la Cámara de Diputados decidió hacer un exhorto a los tres órdenes de gobierno para atender como “prioridad nacional” el “pandillerismo, la delincuencia y el crimen organizado” en esa ciudad.
Además, demandó que se instrumente una política “de prevención para reconstruir el tejido social y aumentar la eficacia de los gobiernos”.
Al entrarle a la discusión de la agenda política, en lo que fue la segunda sesión del segundo periodo ordinario en San Lázaro, los legisladores discutieron sobre la masacre del pasado domingo en Ciudad Juárez.
El PRI y el PAN se acusaron mutuamente de ser los responsables de la inseguridad en esa ciudad fronteriza, y fueron los legisladores del PRD y del PT quienes finalmente lograron restarle fuerza al pleito en el que se habían enfrascado priistas y panistas, al manifestar que lo que debía hacerse no era “buscar culpables”, sino trabajar en coordinación y dejar en claro que cada orden de gobierno debe asumir su responsabilidad.
La panista María Antonieta Pérez Reyes, originaria de Ciudad Juárez, quien defendió al gobierno federal en su lucha contra el narcotráfico, fue quien lanzó la primera piedra al reclamar que desde hace varias décadas los gobiernos priistas, que han encabezado Chihuahua y Ciudad Juárez, no han hecho nada para combatir el crimen organizado.
Desde 1924, sostuvo, el crimen organizado “sentó” sus bases del crimen” en esa ciudad. Y más: “Lamento que la diputada que me antecedió (Adriana Terrazas) tenga tan poca objetividad y quiera culpar al gobierno federal, cuando (la inseguridad) es un asunto de los tres gobiernos”.
Y es que antes la priista Adriana Terrazas señaló que Ciudad Juárez sigue siendo un escenario de violentas ejecuciones, donde ahora se afecta también a gente que ni siquiera forma parte del narcotráfico, como los 16 muchachos asesinados el pasado fin de semana.
“No podemos seguir esperando que esta situación se resuelva por sí sola. Es necesario una eficaz y eficiente coordinación institucional entre los tres niveles de gobierno”, dijo, luego de mencionar que las autoridades federales, “en vez de diseñar programas de prevención del delito y erradicación de la delincuencia y el crimen organizado, soslayan su responsabilidad confiriendo esta tarea a las entidades federativas.
“No puede ser posible que únicamente como medida se envíe al Ejército o a los efectivos del cuerpo en seguridad pública nacional a patrullar las calles, tal como sucedió últimamente en mi entidad”, resaltó.
En respuesta, Pérez Rojas le aclaró que “nunca antes un gobierno federal había hecho nada para atender el monstruo que hoy enfrentamos… México y Chihuahua han sido gobernados por gobiernos del PRI y no han hecho nada… José Reyes Baeza (actual gobernador) dejará el cargo con una historia de sangre”, anotó.
Además, señaló que del 100% de los delitos cometidos en Ciudad Juárez, el 96% son del fuero local y sólo el 4% del federal, lo que hace ver que “su gobernador y sus presidentes municipales son los responsables de ese 96%... Su gobernador, su procurador y su presidente municipal se han deslindado de este crimen, pero ustedes pasarán a la historia como los que lograron el 96% de impunidad”, insistió.
La respuesta a la panista corrió a cargo del expresidente municipal de Ciudad Juárez y hoy diputado federal, Héctor Augustín Murguía Lardizábal, quien dijo que no es echándole la culpa al presidente (de la República), al gobernador o al presidente municipal como se va a resolver este problema, sino que se requiere de unidad, cooperación y entendimiento entre los tres niveles.
“Este es un problema que nos duele. La inseguridad no tiene que ver con pistolas y policías ni con echarle la culpa a Fox o a Calderón”, dijo.
Y desde la curul de la panista se escuchó: “Y a Echeverría”.
“Sí, o a Echeverría…Yo no vengo a hablar de partidos…hay que sumar esfuerzos, porque no es posible que no estemos todos juntos con un municipal. Apelo a que no veamos quién fue el responsable porque nunca vamos a llegar a nada”, remató Murguía Lardizábal.
“Hay que hacer algo, porque el famoso operativo conjunto no ha funcionado. Que no se extienda, que el mal no avance. Eso es lo que tenemos que ver”, agregó.
Y luego hizo un llamado “para que no lo veamos como una cuestión partidista, sino más bien para ver qué hacemos… Y que se defienda no sólo con palabras, sino con hechos”.
El perredista Víctor Manuel Castro entró a la discusión y puso orden. Dirigiéndose a los panistas, les recordó que la semana pasada, durante la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, se le pidió que no partidizara el tema de la inseguridad y que tampoco buscara sacar “raja política” del tema…”Hoy digo que hay que evitar que se saque raja”, añadió.
Y siguió: “El PRI se pregunta: ¿qué hacemos? Pues nosotros proponemos cambiar la estrategia política, hacer una evaluación de lo que no ha funcionado y juntos replantear la estrategia”.
Castro dijo que la República no espera mientras nos culpamos unos a otros. “No es la intención, pero tampoco hay que evadir responsabilidades ni ver a cuál partido le toca la peor parte. La gente está harta de esta politiquería”.
Y luego se fue contra el responsable de aplicar la estrategia contra el crimen organizado: el gobierno federal.
“No hay respuesta de este sistema de gobierno… La inseguridad no surgió por generación espontánea, tiene su origen, su causa y sus motivaciones, que nos llevan al modelo económico, donde el dinero es el poder. Esa es la realidad”, apuntó.
Propuso entonces cambiar la estrategia, garantizando una vida que le ofrezca armonía a la población “y no discursitos que vengan a justificar (los actos de gobierno)”.
Se dirigió nuevamente a los panistas, a quienes dijo: “Los ha desbordado la violencia y vienen aquí a justificarse… Que se cambie la estrategia o que renuncie el gabinete de seguridad pública”.
Por el PT, Gerardo Fernández Noroña dijo que era inaceptable que Felipe Calderón se refiriera a la masacre como un “pleito de pandillas”. Por incompetente e inútil, agregó, (Calderón) debe renunciar a la presidencia de la República que usurpa.
Antes de ello, el petista hizo un recuento de los asesinatos producto del crimen organizado al día de hoy (siete en Chihuahua, cinco en Nogales, cinco en Juárez, siete en Coahuila, tres en Guanajuato), tras lo cual añadió: “Este es el resultado del gobierno usurpador, y si alguien es peligroso para el país es Felipe Calderón, quien estará en el basurero de la historia”.
Finalmente, todos los partidos (PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, Convergencia y Nueva Alianza) aprobaron el exhorto para que se atendiera el tema como prioridad nacional.
Antes, la diputada del PAN María Antonieta Pérez Reyes pidió, durante una entrevista, que se considerara decretar el toque de queda en Ciudad Juárez.
“No puede ser que pretendan que los juarenses sigamos viviendo de manera normal, que los jóvenes salgan a divertirse de manera normal, cuando estamos en una lucha frontal, pública, contra el crimen organizado… El toque de queda debe contemplarse hoy más que nunca”, demandó.
Ciudad Juárez está asustada, enojada, triste y desconcertada por la ola de crímenes que se han presentado, dijo, a pesar de la movilización de la Policía Federal y de las fuerzas armadas.

Comentarios