Una nueva organización... sin nombre

domingo, 21 de febrero de 2010

Cancún.— “La decisión está tomada”, dijo ufano Ricardo Patiño, canciller de Ecuador, en referencia a la creación de un nuevo organismo que integre a los países de América Latina y el Caribe y sin la presencia de Canadá y Estados Unidos.

         Y si.

         Después de dos maratónicas sesiones, los cancilleres de 32 países de la región dejaron “planchado” el documento en el que se asienta “la decisión política” de crear al nuevo organismo internacional. Serán los mandatarios latinoamericanos y caribeños –quienes se reúnen este lunes 22 y mañana martes 23 en la llamada Cumbre de la Unidad—los que finalmente lo aprueben.

         Sin embargo, los cancilleres dejaron a los presidentes la decisión de ponerle el nombre, pues durante horas de reunión a puertas cerradas no pudieron llegar a un acuerdo entre los tres nombres propuestos: “Organización”, “Unión” o “Comunidad” de Estados de América Latina y el Caribe.

         Tampoco pudieron avanzar en los alcances y las características de la nueva organización: sus estatutos, su dirección, su estructura, su financiamiento, su grupo de trabajo.  Estos temas “de ninguna manera” los podrán tomar los presidentes durante dos días de Cumbre, advirtió el canciller Patiño.

         En diversas entrevistas realizadas por reporteros, los cancilleres de Panamá, Juan Carlos Varela; de Venezuela, Ricardo Maduro; y el ya citado de Ecuador, Ricardo Patiño, explicaron que  serán los propios ministros de Relaciones Exteriores de la región los que aterrizarán los temas del funcionamiento y la estructura del organismo. Lo harán durante el próximo año y medio para llegar a un proyecto consensuado, el cual sería sometido a aprobación durante la Cumbre de América Latina y del Caribe (Calc) que se celebrará en Caracas en julio de 2011.

         El canciller venezolano –cuyo gobierno será anfitrión de la próxima cita clave—se mostró exultante ante los periodistas: “Estamos muy felices que nos hayan entregado la confianza y la responsabilidad de organizar la cumbre del 2011”, dijo.

         Declaró: “Hemos tenido un debate enriquecedor de lo que debe ser el objetivo para crear una organización que permita articular la unión del continente, la unión verdadera, donde puedan convivir durante un tiempo distintos mecanismos de la región: la Comunidad del Caribe (Caricom), la Unión de Naciones Sudamericana (Unasur), la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), el Sistema de Integración Centroamericana (Sica)”.

         Señaló que “estos mecanismos –que cada quien fue buscando en las distintas subregiones—reúnen un acervo histórico muy importante de lo que ha sido la búsqueda de nuestros pueblos y gobiernos para concretar el sueño de los libertadores: conseguir un espacio de unión y fortaleza para América Latina y el Caribe”.

         A tono con “las circunstancias”, Maduro engoló la voz: “Lo más importante es que se ha decidido crearla (a la nueva organización), dar el paso histórico (…) e ir avanzando hacia una independencia nueva, en todos los órdenes, de nuestros pueblos”.

         Por la noche, al hacer su arribo a Cancún, el presidente Venezoloano Hugo Chávez refrendó la posición de su canciller: “Estamos iniciando un proceso (de unidad lagtinoamericana) que habrá que labrar con mucho cuidado (…) Estamos retomando el camino que bolívar dejó trazado”, dijo.

         Señaló que la nueva organización “será distinta a la OEA, que ha funcionado siempre bajo la hegemonía del Imperio”; y que será en Caracas donde se le otorgue “formalidad jurídica”.

         Precavido, esquivó las preguntas sobre el gobierno de México. Halagó a esos “huracanes” de Emiliano Zapata y Pancho Villa. Mandó un saludo al “México Profundo” y se arrancó con la canción México Lindo y Querido:

Voz de la guitarra mía/

al despertar la mañana

quiere cantar de alegría

a esta tierra mexicana…

La convivencia con la OEA

--¿Cuáles serían las principales funciones de esta organización?--, preguntaron por otra parte los reporteros al canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

         --Tendría la función de generar el diálogo político al más alto nivel--, contestó.

         --¿Qué diferencias tendría con la OEA?

         --Justamente eso: el diálogo político al más alto nivel--, insistió.

         Luego, explicó que las características del nuevo organismo es “justamente lo que va a ser discutido por los cancilleres” en los próximos meses.

         --¿Peligra la OEA ante la nueva entidad regional?

         El canciller ecuatoriano levantó levemente los hombros y soltó:

         --No lo sé… A la OEA no le queda otra alternativa que convivir con este nuevo organismo; luego, lo que vaya a pasar, no lo sabemos.

Durante la reunión de cancilleres, éstos aprobaron ocho declaraciones. De ellas destaca una de apoyo al gobierno argentino, el cual rechazó la decisión del gobierno británico de autorizar a las empresas  petroleras la explotación de crudo en las islas Malvinas. De hecho, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner emitió la semana pasada un decreto en el que exigió a los buques petroleros que soliciten permiso para surcar las aguas territoriales argentinas, lo que tensó aún más las relaciones entre Buenos Aires y Londres.

         Además se aprobaron otras declaraciones, como la que condena el bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba y la que apoya al gobierno de Haití en reconstrucción física e institucional de su país.