"El hombre lobo": un clásico que no llega a clásico

lunes, 22 de febrero de 2010

MÉXIXO, D.F., 17 de febrero (apro).- De entrada se agradece cuando las películas de horror regresan a sus aires clásicos, es decir, a ese halo romántico del siglo XIX en donde el misterio de lo sobrenatural no intenta se esclarecido con argumentos científicos. Es un enorme plus para un amante tradicional de la literatura de dicho género (aunque la estructura tiene mucho de thriller).

Si embargo, la buena voluntad de los realizadores se ve opacada por un guión y una realización deficientes, en donde el héroe se la pasa casi toda la cinta siendo un ser patético y cuando el antagonista parece estar escondiendo algo todo el tiempo, un misterio que al final no resulta tan espectacular.

Ambas cosas le ocurren a El hombre lobo, cinta dirigida por Joe Johnston, y estelarizada por Benicio del Toro y Anthony Hopkins.

Lawrence Talbot (Del Toro) es un actor excelente que triunfa por los escenarios teatrales, su vida cambia cuando recibe una carta de su cuñada (Emily Blunt), donde se le informa que su hermano ha desaparecido; como podemos ver en los cortos, el culpable fue un hombre lobo.

Lawrence viaja a su antigua casa, en donde su cuñada y su padre (Hopkins), de mirada sospechosa, lo esperan con los brazos abiertos. Pero hay algo inquietante en el rostro de Lawrence, una vieja historia que no debería salir a la luz...

En medio de grandes secuencias de acción y destripamientos, El hombre lobo corre de manera fluida, sin embargo, de manera torpe, los personajes se encuentran muy acartonados y las relaciones entre ellos nunca están del todo claras, así como tampoco sus conflictos personales.

Y para colmo, existe una historia de romance metida con calzador, sumamente artificial…

Los personajes son meros esbozos, y toda la sangre, la edición, la excelente fotografía y los elementos míticos no son suficientes para hacer de El hombre lobo una cinta memorable; la historia se siente débil, no tanto en su resolución como en su ejecución.

Me gustaría decir que Del Toro, Hopkins, Blunt y Hugo Weaving (quien aparece como el inspector Aberline) hacen un estupendo trabajo, pero la verdad, no se pueden hacer milagros. 

El hombre lobo deja mucho que desear.

Comentarios