Legionarios piden perdón a víctimas del padre Maciel

lunes, 22 de febrero de 2010

MÉXICO, DF, 22 de febrero (apro).- El secretario general de los Legionarios de Cristo, el sacerdote Evaristo Sada, pidió perdón a todas las personas que hayan sido víctimas de los atropellos cometidos por el ya fallecido padre Marcial Maciel, fundador y líder espiritual de esa congregación religiosa.
    Mediante un comunicado, difundido por la Secretaría General de la Legión, Sada reconoció públicamente las violaciones cometidas por el padre Maciel, quien durante años fue acusado de abusar sexualmente de menores de edad.
    “Ahora que conocemos las cosas negativas, me duele mucho constatarlo, me duele por las personas que han sufrido, me duele que se haya provocado desprestigio al sacerdocio católico”, dijo Sada en el comunicado, dado a conocer durante el Encuentro Juventud y Familia 2010, realizado por los Legionarios el pasado fin de semana.
    Sada agregó:
    “De todo corazón quiero pedir perdón a las personas a las que nuestro fundador haya afectado a causa de los actos inmorales en su vida personal y a las personas que se hayan sentido heridas por sus consecuencias”.
    Y señaló que el actual director general de los Legionarios, Álvaro Corcuera, también está pidiendo perdón a las víctimas de Maciel:
    “El padre Álvaro lo ha hecho y lo está haciendo en público y en lo personal… Nos pesa sinceramente lo que la Iglesia y todas las personas afectadas han sufrido”.     
    Asimismo, señaló que, respecto a Marcial Maciel, sólo le queda rezar por él:
    “Oro por él, oro mucho por él. Lo acepto también como parte de mi historia aunque me haga sufrir el ser blanco de sospechas y desconfianza. Pero se lo ofrezco a Dios como reparación. Reparar es parte importante en la vida del sacerdote”.
    Estas declaraciones se dan en vísperas de que concluya la investigación apostólica a los Legionarios, ordenada por el papa Benedicto XVI y cuyo objetivo es corregir las desviaciones de la congregación.
    Dicha investigación se inició en junio del año pasado, y está a cargo de tres arzobispos y dos obispos que coordinan al equipo de visitadores apostólicos que lleva a cabo sus pesquisas en universidades, seminarios y otros centros de formación que los Legionarios tienen en todo el mundo.     
    En México, la investigación es realizada por monseñor Ricardo Watty, obispo de Tepic, quien ya se reunió con algunas víctimas de Maciel.
En los círculos eclesiales se prevé que para el mes próximo terminen las pesquisas, cuyas conclusiones serán presentadas a Benedicto XVI a través de un informe.

Comentarios