Gerente de Bar Bar se declara inocente

jueves, 25 de febrero de 2010

MÉXICO, D. F., 25 de febrero (apro).- El gerente del Bar Bar, Carlos Fernando Cázares Ocaña, donde el pasado 25 de enero fue atacado el delantero del América, Salvador Cabañas, se declaró inocente del cargo de coparticipación en la tentativa de homicidio en agravio del futbolista.
     Mencionó que su relación con todos los clientes del Bar Bar, entre ellos El JJ y un sujeto identificado con el nombre de Ángel Falcón, quien habría ingresado el arma al establecimiento, sólo es de cliente a empleado.
"Soy completamente inocente del delito que me imputan, ya que en ningún momento me enteré de que hubiera un arma dentro del lugar, en toda la noche", dijo.
    Al comparecer en la rejilla de prácticas del juzgado 30 penal, Cázares Ocaña aseguró que la esposa de Cabañas, María Alonso Mena, le propuso ocultar lo ocurrido para evitar escándalos ante la prensa.
    “Ella me propuso primero que planeáramos que todo había sucedido afuera del bar para que no hubiera escándalos con la prensa y para que nadie se enterara de que Cabañas estuvo en el bar…", puntualizó.
    En su ampliación de declaración, el gerente del Bar Bar sostuvo que los empleados del antro no están capacitados para salvaguardar el lugar en ese tipo de incidentes, e indicó que los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, así como de Protección Civil, nunca les indicaron cómo resguardar la escena del crimen.
    Cázares Ocaña aseguró que en todo momento estuvo al pendiente de la salud del futbolista y fue él quien dio la orden de que lo llevaran al Hospital Ángeles, toda vez que los paramédicos intentaban trasladarlo a un nosocomio público.
El pasado martes 10, María Alonso Mena acusó a los empleados del Bar Bar de perder tiempo "vital" para socorrer a su esposo.
En una entrevista televisiva, Mena denunció que incluso uno de los guardias de seguridad del local le aseguró que el futbolista ya había salido del bar para recoger su coche, cuando en realidad todavía seguía tendido en los baños del bar.
La esposa de Cabañas dijo que escuchó un ruido mientras estaba en el baño de mujeres, pero que dos personas le cerraron el paso cuando trató de salir para dirigirse al baño de hombres, luego de buscar durante 20 minutos a su esposo en la pista de baile del local y en el estacionamiento. "Quise salir (del baño) y me atajaron dos personas ahí", afirmó.
“Dije: mi marido está ahí y algo le pasó o algo pasó ahí. Uno de los guardias me dijo que 'Chava' se había ido por su carro", explicó.
Mena insistió que una de esas dos personas le aseguró que Cabañas ya había salido del bar. "Esos minutos fueron vitales", lamentó.

Fijan fianza de $50 mil a seis empleados

Los otros seis empleados del Bar Bar , presos en el Reclusorio Oriente, fueron puestos a disposición del Juzgado 41 de Paz Penal por el delito de encubrimiento, que no es considerado grave, por lo que quedarán en libertad luego de que garanticen la fianza de 50 mil pesos que les impuso el juez.
Al realizarse este jueves la audiencia de vista, los trabajadores del antro en el que fue herido Salvador Cabañas decidieron apegarse al artículo 20 constitucional y reservarse su derecho al rendir su declaración preparatoria.

Comentarios