Ola de rumores paraliza actividades en la capital de Tamaulipas

jueves, 25 de febrero de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tams., 25 de febrero (apro).- Centros escolares y establecimientos comerciales cerraron hoy sus puertas en esta ciudad ante la propalación de supuestas balaceras entre bandas rivales que operan en la región.
Fue tal la parálisis en las actividades escolares y comerciales que el gobernador Eugenio Hernández Flores, el secretario de Seguridad y el procurador de la entidad, Ives Soberón Tijerina y Jaime Rodríguez Inurrigarro, respectivamente, tuvieron que salir al paso de dichas versiones para tranquilizar a la población.
“Se trata sólo de un rumor que alguien se encargó de correr”, dijeron los funcionarios-
No obstante, los padres de familia arribaron de inmediato a las escuelas de sus hijos y se los llevaron a sus domicilios. En tanto, en oficinas de gobierno pidieron a los empleados no salir a la calle, luego de lo cual los negocios empezaron a cerrar sus puertas.
Entrevistado luego de asistir al informe y toma de protesta de José María Leal Gutiérrez como rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Hernández Flores rechazó que se hubieran registrado balaceras en las calles de esta capital, e hizo un llamado a la sociedad y a los medios de comunicación para detener la ola de rumores.
“No hagan caso a los rumores que en muchas ocasiones llegan por las redes sociales de Internet; no hagan caso de eso, porque nos ha hecho mucho daño en Tamaulipas ese tipo de acciones que crean miedo en nuestra gente”, pidió el gobernador, quien además descartó que la cadena de “rumores”  tenga la intención de desestabilizar a Tamaulipas.
“Estamos haciendo un gran esfuerzo, conjuntamente con el gobierno federal, para poder mitigar  los efectos de esta pugna aquí en Tamaulipas”, dijo el mandatario estatal, en clara referencia a la guerra que se ha desatado entre el cártel del Golfo y Los Zetas por el territorio estatal.
En escuelas vespertinas de esta ciudad, así como en la Universidad Autónoma de Tamaulipas, se suspendieron las clases esta tarde. En tanto, directivos de varios planteles dijeron a los padres de familia que era “preferible” no llevar a sus hijos a la escuela este viernes 26, ante el temor de que se desaten enfrentamientos entre los grupos armados.
De acuerdo con una fuente militar, sólo un evento de violencia se confirmó en esta ciudad, en la calle 27 Juárez, donde una persona fue levantada por sujetos desconocidos.
Sin embargo, a partir de las 11:00 horas empezaron a correr rumores, vía mensajes por celular y nextel, de que había balaceras en varios puntos de la ciudad: en la calle 17 Carrera, cerca del Estadio Marte R. Gómez; en la calle 7, por el mercado Argüelles, y en la calle Hidalgo, todas áreas céntricas y concurridas. Incluso se aseguró que había al menos cinco civiles muertos y varios heridos, pero las autoridades desmintieron esos reportes.
El senador José Julián Sacramento, precandidato del PAN a la gubernatura del estado, aseguró que tenía información de que elementos de las fuerzas armadas estaban en camino a Tamaulipas para reforzar la lucha en contra de la delincuencia organizada.
“Tamaulipas está en guerra, y si no hay coordinación entre los gobiernos estatales y municipales, difícilmente el gobierno federal podrá encausar una lucha frontal contra el crimen organizado”, dijo el senador.
Además, manifestó que el gobernador Eugenio Hernández Flores “está tan preocupado como cualquiera de nosotros (por lo que sucede en Tamaulipas), y por eso mismo debemos apoyar las acciones del gobierno estatal que estén enfocadas a combatir la inseguridad”.
En esta localidad ocurrió lo que ya es una constante en ciudades como Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Mier y Miguel Alemán, donde el ausentismo en las escuelas, derivado de la violencia, supera el 60%, de acuerdo con la propia Secretaría de Educación del estado.
Y, mientras, fuentes oficiales confirmaron que en Valle Hermoso continúan las balaceras entre grupos contrarios del crimen organizado.
Desde el pasado miércoles 23 se reportó la llegada de al menos cien camionetas a esa ciudad, con las siglas CDG (cártel del Golfo), cuyos pasajeros protagonizaron una balacera que supuestamente duró el día entero.
De acuerdo con habitantes del lugar, las familias se han atrincherado en sus casas y por las calles sólo circulan algunas camionetas con sicarios.
“Nadie quiere salir porque está muy peligroso, nadie llevó a sus hijos a la escuela y, que yo sepa, los  negocios están cerrados”, dijo uno de los entrevistados vía telefónica.

Comentarios