Reaparición de Salinas desata controversia en el Senado

jueves, 25 de febrero de 2010

MÉXICO, DF, 25 de febrero (apro).- La sombra del expresidente Carlos Salinas de Gortari volvió a recorrer los pasillos de la vieja casona del Senado, en una jornada en la que el coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, se solidarizó con la “satanización” de Ernesto Zedillo.
Beltrones incluso “saludó” y consideró positivas las recientes declaraciones de Salinas, quien acusó a Zedillo Ponce de León de quebrantar el sistema bancario mexicano para favorecer a la banca extranjera.
“Estoy convencido que México debe seguir salvaguardando el derecho de todos de poder opinar, a poder participar y, sobre todo, a reflexionar sobre lo que pueden haber sido sus experiencias”, afirmó el exgobernador de Sonora en tiempos del salinismo.
Beltrones saludó --“en lo personal”-- que Salinas de Gortari “ponga sobre la mesa algunos temas que desde hace mucho tiempo hay quienes se preguntan cuál es la verdad, en específico, el que toca a la devaluación de diciembre de 1994”.
El coordinador de la bancada priista hizo votos para que esta polémica generada por la intervención de Carlos Salinas, el martes pasado en un foro sobre análisis de la banca, sirva para “transparentarse de mejor manera”.
En contraste, el presidente del Senado, el perredista Carlos Navarrete, ironizó ese hecho al señalar que “en el país andan rondando fantasmas que quieren revivir: uno en San Cristóbal, y otro aquí en la capital de la República”.
De esa manera Navarrete aludió a las declaraciones de Vicente Fox en contra de las alianzas electorales entre PAN y PRD, y a los ataques de Salinas contra Zedillo.
“Lo que digan los expresidentes sólo sirve para llenar páginas de especulación política, pero como no influyen, ni impactan, ni tienen ninguna importancia en el Senado, prefiero que los expresidentes se sigan entreteniendo cuando no tienen qué hacer”, atajó el coordinador de la bancada del PRD.
Mientras en los pasillos del Senado distintos legisladores especularon sobre las consecuencias de este nuevo desencuentro entre Zedillo y Salinas, ambos del PRI, el senador perredista Graco Ramírez insistió en que la reaparición de Carlos Salinas tiene como objetivo apuntalar la precampaña del gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto rumbo al 2012.

Comentarios