"Gibrán, el Profeta" en el Museo Soumaya

viernes, 26 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de febrero (apro)-  El Museo Soumaya enseña en México una interesante e inédita exposición de obras literarias y pictóricas, así como objetos del escritor y pintor libanés, Gibrán Kahlil Gibrán (1883-1931).

         Sorprendente oportunidad para conocer de manera más completa la obra y la vida de una figura literaria de gran consistencia; basta con mencionar el libro: El Profeta, obra considerada como una de las más leídas el mundo entero. Pero ahora podemos acercarnos no sólo a sus manuscritos y objetos personales, sino también a sus pinturas y dibujos.

         Gibrán huyó del yugo otomano a los 12 años, junto con su madre y sus hermanas, a la ciudad de Boston, Estados Unidos, para después residir y morir  en Nueva York.

         Su obra ha sido valorada por su calidad artística y su constante asombro por lo esencial: La existencia cotidiana como posibilidad de búsqueda de la verdad. Una combinación de la incorporación intelectual del pensamiento cristiano y el oriental.

         La muestra exhibe aproximadamente 300 retratos y fotografías y más de 70 manuscritos, así como objetos personales, libros, ropa, muebles y accesorios. La selección ha sido formada por su ahijado, sobrino y tocayo, el escultor Kahlil Gibrán, quien logró resguardar e incrementar el acervo a través de los años y que pudo (antes de su muerte en 2008) delegar el patrimonio a la Fundación Carlos Slim, que ahora presenta el Museo Soumaya.

         La curaduría estuvo a cargo de Héctor Palmares, quien concibió la exposición a partir de núcleos temáticos, logrando que el visitante recorra todas las facetas del artista.

         Por un lado se presenta toda su obra literaria, en otra sala se ubica la sección elegida para mostrar el área correspondiente al terreno familiar y a su memoria nostálgica por su ciudad natal, donde se encuentran las pinturas, las fotografías y objetos personales.

          La ventana de mis ojos  corresponde a las mujeres que acompañaron al artista a lo largo de su vida artística y emocional, y la otra, Mi Líbano con su belleza.

 Por otro lado encontramos la obra plástica con la que ilustró muchos de sus textos y la obra al óleo y carboncillo, bajo los títulos Breves fueron mis palabras y Las esencias de sus cuerpos.

Gibrán el Profeta cierra  con El secreto de la muerte, donde se exhiben además de fotografías, una máscara mortuoria y un brazo de yeso del artista.

Permanecerá abierta al público hasta el mes de junio, pero siempre con la posibilidad indefinida de difusión y compromiso por resguardar su legado.

El Museo Suomaya se encuentra en Plaza Loreto, Avenida Revolución y Río Magdalena (Eje 10 Sur), Ti zapan, San Ángel. Ciudad de México.

ap/

--FIN DE NOTA_
v/v/

Comentarios