La insoportable levedad de ser "Precious"

domingo, 28 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 23 de febrero (apro).- Precious es una adolescente soñadora como cualquier otra; sin embargo, la diferencia resulta abismal: es obesa, sumamente obesa, además de analfabeta, y con una horrible historia de violencia intrafamilar…. Precious está esperando a su segundo hijo, cuyo progenitor es su propio padre.
La premisa pertenece a la cinta de Lee Daniels, Precious, basada en la novela Push, de Sapphire, ganadora de tres galardones en el Festival Sundance 2009, incluido el Gran Premio del Jurado y el del Público en la sección oficial de Dramático Estadunidense, y nominada al Oscar para Mejor Película.
Ambientada en el año 1987, es la historia de Claireece Precious Jones (Gabourey Sidibe), una chica de 16 años que prácticamente no tiene futuro, y lo curioso es que está sacando buenas notas en su secundaria cuando no sabe leer ni escribir. Con todo y su problemática, Precious jamás se da por vencida, es combativa, orgullosa, observadora y curiosa…
Su vida cambia cuando su estancia en la secundaria se ve amenazada: lo mejor para Precious es que vaya a una escuela alternativa que sigue el sistema Each One/Teach One, donde además de aprender, los alumnos también participan en la enseñanza.
Este es el inicio de un viaje personal sumamente doloroso.
Daniels y el guionista Geoffrey Fletcher fueron los encargados de realizar una película que fuera fiel al espíritu de la novela, sin provocar el rechazo del espectador por la temática extrema que trataba.
“Sabíamos que no podríamos rodarlo tal y como estaba escrito en el libro --confiesa Daniels--. Aquello era demasiado duro.”
Lee Daniels leyó por primera vez la novela de Sapphire cuando se publicó en 1996:
“Tuve que respirar hondo. Me afectó sobremanera porque conocía a muchas personas que, prácticamente, coincidían con las penurias que pasaban los personajes. Para mí, eran extremadamente identificables a todos los niveles humanos”, comenta el director.

Sobre la fuente de inspiración
Push fue la primera novela de Sapphire (Ramona Lofton), una poetisa neoyorquina conocida por su colección de prosa y poesía American dreams' (1994), textos crudos y realistas, con individuos cuyas vidas han estado marcadas por la pobreza, la violencia y el abuso.
“Estas personas no son invisibles --dice Sapphire--. Oímos hablar de ellas casi cada día. Sin embargo, son totalmente incomprendidas, y yo quise mostrar lo que se oculta detrás de las estadísticas.”
Como la señorita Rain de la novela, Sapphire trabajaba en Harlem enseñando a adolescentes y adultos a leer y escribir.
“La inspiración para el personaje de Precious fue la inteligencia silente y la belleza de muchas mujeres jóvenes que tuve en clase, que para mí fueron un ejemplo de perseverancia, a pesar de las paupérrimas circunstancias en que vivían”, explica.

Buscando a Precious
Hallar a una actriz con las caracteristicas de Precious no era tarea sencilla de entrada, recuerda el director, pues no es una chica que se encuentre en el catálogo de las agencias de actuación. Así pues, el equipo de producción organizó castings abiertos en Los Ángeles y Nueva York, dirigidos por Billy Hopkins.
“Seleccionamos a un grupo de diez chicas de Nueva York, Nueva Jersey y Maryland --explica la productora ejecutiva Lisa Cortés--. Ninguna de ellas había trabajado de actriz anteriormente, aunque realizaron unos castings realmente buenos y tenían el aspecto y el feeling que se requería para Precious”
La producción llevó a las candidatas a una especie de campamento de arte dramático, un tipo de reality show en donde en cada semana se eliminaba a dos aspirantes. Sin embargo, la chica ideal no aparecía.
El casting volvió a hacerse y fue entonces que una chica de 24 años, residente en Harlem, Gabourey Gabby Sidibe, apareció en escena:
“Nunca creí que me darían el papel, así que, ¿para qué perder el tiempo?”, recuerda Sidibe, quien fue al casting gracias a una amiga que le insistió.  
Casualmente, a su madre, la cantante Alice Tan Ridley, sí le habían propuesto interpretar el papel de la madre de Precious en una producción anterior de la misma historia, así que Gabby conocía muy bien el libro; realizó su audición de una forma tan espontánea que, cuentan, dejó a todos boquiabiertos.
Sidibe se había hecho una idea muy simple de Precious para guiarse en la audición:
“Creo que Precious se siente la chica más fea del mundo. Ésa es su parte más triste, que lucha por ser alguien distinto, lucha por ser normal porque cree que no lo es. He conocido a muchas chicas como Precious. También hay un poco de ella en mí. Hace tiempo que ya no me siento así porque he crecido y me he dado cuenta de que soy normal y que en el fondo lo ‘normal’ no existe.
"Me encanta mi aspecto --continúa Sidibe--. Yo nunca llevaré una talla 36. Sencillamente no tengo esa estructura. Así que debo trabajar con lo que tengo, y eso es lo que hago.”
Finalmente, Daniels comenta:
“Todos tenemos nuestro propio viaje y nuestro propio destino, y es una lucha que cada día debemos ganar para pasar al siguiente minuto. Pero si Precious puede salir de su calvario, entonces cualquiera de nosotros podemos".

Comentarios