Avanza en San Lázaro elevar a rango constitucional carácter laico del Estado

miércoles, 3 de febrero de 2010

MÉXICO, DF, 3 de febrero (apro).- La Comisión de Puntos Constitucionales en la Cámara de Diputados aprobó, con el voto en contra del Partido Acción Nacional (PAN), elevar a rango constitucional el carácter laico del Estado.
El presidente de la Comisión, el ministro retirado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juventino Castro y Castro, admitió que previo a esta decisión, se han registrado “graves intromisiones de la jerarquía católica en las Cartas Magnas de los estados y en sus leyes”.
Graves intervenciones, advirtió, que “se supone no deberían existir”.
En la discusión, el panista Carlos Alberto Pérez Cuevas dijo que su partido está a favor de un Estado laico y moderno, “bajo las reglas auténticas de laicismo y no bajo la imposición de una moral anticlerical y antirreligiosa”.
Sin embargo, advirtió que cuando esa decisión tenga dedicatoria, “en ese momento estaremos siendo violentadores de este principio de laicidad que el Estado debe resguardar para todos, indistintamente de su forma de pensar, creer y actuar”.
La modificación al artículo 40 constitucional fue aprobada por la mayoría de los diputados y solamente la fracción del PAN se manifestó en contra.
La diputada perredista, Enoé Uranga Muñoz, aclaró que, con la reforma, no se trata de imponer nada a nadie, “sino de encontrar en la Constitución el referente que fortalezca el principio de la laicidad”.
En defensa del dictamen, el priista José Ricardo López Pescador dijo que elevar a rango constitucional el carácter laico del Estado es bueno para todos, “ya que se reafirma un principio que ya está inmerso en la Constitución pero que concretarlo es fundamental”.
Todos los partidos representados en la Comisión de Puntos Constitucionales destacaron que el Estado debe ser garante de los derechos de libre elección de religión o de convicciones, y que es a través del carácter laico la mejor forma de cristalizarlo.
En el dictamen se establece que con esa definición “se evitará que los valores o intereses religiosos se erijan en parámetros para medir la legitimidad o justicia de las normas y actos de los poderes públicos”.
El texto también indica que en México debe existir y consolidarse el principio de laicidad, pues su contenido ampliará el horizonte de respeto a la pluralidad de expresiones religiosas, “logrando con ello un clima de paz y tolerancia”.
Estos objetivos, abunda el dictamen, deben ser primordiales para el Estado, ya que la ética que debe regir la vida pública empieza por la consolidación del principio de laicidad en el orden jurídico mexicano.
Como parte de este proceso, la Comisión de Puntos Constitucionales aprobará además modificaciones a los artículos 108 y 130 de la Constitución y que tienen que ver con el mismo tema.
Una vez que ocurra lo anterior, el asunto deberá llevarse al pleno de la Cámara de Diputados.

Comentarios