Detiene el Ejército a "El Tín", líder del cártel del Golfo en Quintana Roo

viernes, 5 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de febrero (apro).- Miembros del Ejército Mexicano en coordinación con elementos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) detuvieron en Cancún, Quintana Roo, a Jesús Alejandro Salazar Rodríguez, El Tin, presunto jefe del cártel del Golfo en el Sureste.
    Junto con El Tin fueron capturados tres de sus cómplices, entre  ellos una mujer y un menor de edad, los cuales tenían en su poder a dos personas secuestradas.
    Por medio de un comunicado, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que la captura se realizó la noche del miércoles, cuando Salazar Rodríguez se disponía a cobrar el rescate de las dos personas que mantenía secuestradas.
    De acuerdo con la Sedena, El Tin “es uno de los veteranos capos del cártel del Golfo”; en Guanajuato trabajó bajo las órdenes de Miguel Angel Treviño Morales, El Zeta 40, mientras que en Quintana Roo, estuvo al servicio de Iván Velásquez Caballero, El Talibán. Asimismo, fue jefe de operaciones en Coatzacoalcos, Veracruz; desde el año pasado estaba a cargo de Cancún, Playa del Carmen y Tulum, informó la Sedena.
    Los cómplices de Salazar Rodríguez fueron identificados como Daniel Alberto Vargas Loaiza, El Fercho, y Alejandra Berenice Menchaca Benavides. Del menor de edad no se proporcionaron datos.
    En su comunicado, la Sedena dio a conocer que a El Tin se le responsabiliza de la ejecución, en noviembre de 2009, de una joven de 20 años de edad que apareció decapitada en un lote baldío sobre la avenida Bonampak, una de las más importantes de Cancún, presuntamente pareja sentimental de Salazar Rodríguez.
    En ese entonces, las autoridades locales informaron que la joven Greici Elizabeth Vargas Rivera, identificó a Salazar Rodríguez como el auto material del asesinato del comandante del Sector 9 de la Policía de Cancún,  Miguel Ángel Puch de la Cruz.
    Las dos personas secuestradas fueron liberadas por los militares; mientras que El Tin y sus cuatro cómplices fueron puestos a disposición de la SIEDO.
    En el operativo se les aseguraron un arma larga y dos cortas, dos vehículos, equipo de cómputo y comunicaciones, y diversos documentos.

Comentarios