Dias y Riedweg en el MUAC

viernes, 5 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de febrero (apro).- El Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) abrió sus puertas para presentar Periferia de tus ojos, una interesante muestra del trabajo de dos artistas extranjeros: Mauricio Dias, nacido en Río de Janeiro (1964), y Walter Riedweg, originario de Lucerna (1955).

Las obras expuestas, que versan sobre el tema de las estructuras coloniales que aún imperan en la actualidad, invitan a la reflexión y promueven la actualización de las costumbres y la visión de consumo cultural hacia lo “otro”.

Desde 2006, Dias y Riedweg se involucraron en el mundo cultural del funk (género musical surgido en los sesenta en Estados Unidos, en  las comunidades afroamericanas y latinoamericanas), creando un ritmo y un lenguaje propios, característicos de la contracultura brasileña.

Las piezas exhibidas en el MUAC retoman el funk, así como imágenes de conceptos expresados por Hans Staden en el libro Verdadera historia y descripción de un país de salvajes desnudos, feroces y caníbales de 1557, escrito por un soldado y marinero alemán que cuenta de manera autobiográfica las penurias que padeció al ser secuestrado por una tribu antropofágica en el Nuevo Mundo.

Periferia de tus ojos invita a una introspección visual y conceptual, que permite vislumbrar los terribles e inhumanos estigmas padecidos por la sociedad contemporánea y su incapacidad por reconocer a todos los individuos como seres humanos, acentuando la marginación.

Al entrar a la sala, el espectador se encuentra rodeado de video-instalaciones. En el centro de la sala, la pieza Universo de baile es respaldada por tres videos y recibe al público con un piso cubierto por una serie de básculas que llevan los colores de la bandera de Brasil, con lo que proponen al espectador la diferencia con el “otro” en función de la medida de peso. Y, mientras, el himno nacional es tocado a tiempo frenético de funk.

Otra pieza es Libro, un pequeño video colocado sobre una especie de púlpito, que presenta el último ejemplar existente de la primera edición del libro de Staden, intervenido digitalmente para ver página por página.

Funk Staden es otra de las piezas de fuerte impacto y profunda investigación.

Comisionados para la 12a Documenta de Kassell (2007), los autores toman la historia narrada e ilustrada por el autor como un imaginario europeo que, convertido en cliché, terminó legitimando la violenta colonización, historia que ha sido refutada, ya que los indios no comieron a los colonizadores por su falta de bravura.

Los creadores colocaron tres cámaras fijas y tomaron como símbolo un bastón de madera inspirado en el iberapema (objeto sagrado de los indios Tupinambáes, con el cual mataban al enemigo). Además, proyectan las imágenes de las xilografías del libro de Staden en una yuxtaposición de imágenes, donde los habitantes de las favelas reescriben la historia 450 años después.

A decir de los artistas, esta pieza representa al antropófago contemporáneo que es el urbano marginado devorador de la tecnología electrónica, para hacer de ella el medio de comunicación “para su grito ancestral”.

La última pieza es Mi nombre es tu boca, que consiste en dos videos proyectados en las extremidades de unos tendederos que aluden a los patios populares. El espectador observa la boca de 50 participantes, cada uno de los cuales murmura algo secreto sobre la memoria del amor.

En el otro extremo se observan los rostros y las nucas de las mismas personas. La voz está en off. Son mensajes de amor, de búsqueda, de desencuentros grabados en contestadoras automáticas, que con fuerza poética  logran abarcar lo más íntimo y doloroso, evocando siempre la presencia del “otro”.

Mauricio Dias y Walter Riedweg han trabajado juntos desde 1993, y en su haber cuentan con exposiciones importantes de arte contemporáneo internacional. Se les ha considerado pioneros del arte público y del video.

La muestra permanecerá abierta al público hasta marzo del 2010 en el MUAC, ubicado en el Centro Cultural Universitario de la UNAM, Insurgentes Sur 3000, delegación Coyoacán.

 

Comentarios