Ejecutan a tres jefes policiacos en Guanajuato y Guerrero

lunes, 8 de febrero de 2010

MÉXICO, DF, 8 de febrero (apro).- La violencia generada por el crimen organizado cobró hoy la vida de al menos tres jefes policiacos en los estados de Guanajuato y Guerrero.
En el primer caso, dos agentes de la Policía Preventiva de Salvatierra, Guanajuato, fueron acribillados esta mañana cuando circulaban en un vehículo oficial por la carretera de Acámbaro con rumbo al municipio donde prestaban sus servicios, en los límites con Michoacán.
    Y en Guerrero, el jefe de grupo de la policía municipal de Petatlán, Cesáreo Pineda López, fue encontrado decapitado.
    Las autoridades guanajuatenses informaron además del hallazgo del cuerpo de un hombre, con el rostro envuelto en cinta adhesiva, sobre la carretera Dolores Hidalgo-San Luis de la Paz, en el lado norte del estado.
La víctima fue identificada como Fidencio Hernández, de 60 años, quien vivía en Dolores Hidalgo y, de acuerdo con la información oficial, murió estrangulado.
    Con él sumaron tres los crímenes atribuidos a grupos del narcotráfico hoy en la entidad.
    El procurador Carlos Zamarripa informó en Celaya que el reporte de los homicidios de los dos agentes preventivos fue recibido poco después de ocho de la mañana.
    Los policías Víctor Pérez Pérez, de 43 años, y Omar Zarabia Martínez, de 35 –ambos con domicilio en el centro de Acámbaro-- fueron encontrados sin vida en la unidad oficial, una camioneta pick-up, a la altura del primer tope de la comunidad de Obrajuelo, en la carretera Acámbaro-Salvatierra.
    Los uniformados recibieron disparos de por lo menos tres distintos tipos de armas: una AK 47, 9 milímetros y .380, según los primeros peritajes efectuados en el lugar.
En el medallón quedaron varios de los impactos, y se encontraron 19 casquillos sólo del rifle de asalto AK 47.
    Los dos agentes eran coordinadores de Prevención y Planeación, respectivamente, en la Dirección de Seguridad Pública salvaterrense, y acompañaban rutinariamente al titular de esa dependencia, el comandante Juan Joel Ruiz Troncoso.
    Sin embargo, según las primeras versiones obtenidas por la Procuraduría local, esta mañana el comandante Ruiz les ordenó adelantarse.
    “Lo sabemos de manera extraoficial, de acuerdo a la entrevista que le realizaron”, señaló Zamarripa Aguirre.
    Un testigo declaró que unos minutos antes de las ocho de la mañana vio cuando la patrulla con placas 04877, donde viajaban los preventivos, era perseguida por un vehículo Eco Sport verde, cuyos ocupantes “les iban disparando”.
    En el tope, uno de los sicarios se bajó de la camioneta con un arma larga en las manos, y disparó varias veces en la parte trasera de la cabina de la patrulla.
    Según el procurador, se esperaba para hoy mismo que el jefe policíaco de Salvatierra se presentara a rendir su declaración.
    Dijo ignorar si el comandante Ruiz Troncoso –quien antes había sido director de Policía en Acámbaro y en algunos municipios de Michoacán-- ha recibido amenazas del crimen organizado.
    Sin embargo, el funcionario estatal sí enfatizó que la alerta para las corporaciones de seguridad –particularmente para la propia Policía Ministerial, cuyas instalaciones han sido atacadas en los últimos meses con granadas-- es permanente en Guanajuato.
    “Necesitamos extremar precauciones para garantizar la labor de los cuerpos operativos de seguridad”, señaló Zamarripa Aguirre.
    Mientras en Guerrero, la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPPC) precisó que la cabeza del jefe de grupo de la policía de Petatlán, Cesáreo Pineda López, fue encontrada dentro de una hielera en el centro de ese municipio.
En tanto el cuerpo del jefe policiaco fue encontrado en la playa Gloria, entre las poblaciones de Papanoa y El Calvario, en el municipio de Tecpan. Hasta el momento no hay detenidos.
Por otra parte, en Altamirano, en la Tierra Caliente guerrerense, murieron otros dos presuntos delincuentes y un comandante resultó herido, luego de un enfrentamiento a balazos a la altura del puente Adolfo López Mateos.
Uno de los presuntos sicarios fue identificado como Donaciano Arellano Valle, de 24 años de edad.
    Y en Mazatlán, Sinaloa, un interno que purgaba condena por los delitos de homicidio y secuestro fue encontrado colgado en el interior de un taller de carpintería del módulo de máxima seguridad del reclusorio de esta ciudad.
    La Secretaría de Seguridad Pública informó que el reo fue identificado como Mario Edel Esquer Chinchillas, “El Gordo”, de 37 años, quien era originario de la comunidad de Acaponeta, Nayarit.
    Su cuerpo fue localizado esta mañana poco después de las 6:30 horas. Esquer Chinchillas se encontraba atado del cuello con un mecate sujeto a una de las vigas del taller que se encuentra en el patio del reclusorio.
Mientras tanto, en el municipio mexiquense de Chimalhuacán fue localizado el cuerpo de un hombre atado de manos y con un impacto de bala en la cabeza, junto a un mensaje presuntamente firmado por Los Zetas.
El cuerpo fue descubierto en las primeras horas de hoy en la calle principal del barrio Xochiaca, según informaron la Agencia de Seguridad Estatal y la Procuraduría mexiquenses.
    Junto al cadáver los sicarios dejaron un narcomensaje en una cartulina de color naranja en la que con plumón negro escribieron: "Ya estamos aquí... ya llegamos, Los Z".
Por último, tres militares y tres civiles murieron ayer en un enfrentamiento a tiros en Reynosa, Tamaulipas, donde además otros cuatro soldados resultaron heridos.
Según una fuente policial, en la refriega, desatada en el barrio Puerta del Sol, fueron dañados varios vehículos y negocios y entre diez y doce personas quedaron detenidas.
La fuente señaló que luego del choque armado fue decomisada una camioneta cargada de mariguana, sin que especificara la cantidad.