"Para entender a Julio Ramón Ribeyro", de Vivian Abenshushan

lunes, 8 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de febrero (apro).- Este es uno de los últimos títulos de la serie “Para entender a...” que publica Nostra Ediciones, Para entender a Julio Ramón Ribeyro, de Vivian Abenshushan, que aparece al lado de Para entender la economía del arte, de Cristina Sacón Castro; Para entender a Clarice Lispector, de Daniela Tarazona, y Para entender a Fray Bernardino de Sahagún, de Miguel León Portilla.

         La autora de este ensayo biográfico-literario del escritor peruano es a su vez narradora (con el volumen de cuentos El clan de los insomnes obtuvo el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2002), si bien se ha significado por el ensayo. Mexicana nacida en 1972, en la capital del país, también es editora de la revista Complot, y fundó la editorial independiente Tumbona Ediciones.

         Estos breves pero concentrados ensayos de Nostra (España/México), realizados con muy buen gusto y presentación, además de cómodos para la manualidad, intentan dejar satisfecho tanto al público entendido como al principiante. Es el caso de la obra sobre Ribeyro (Lima, Perú 1929-1994), dramaturgo, pero más que nada uno de los mayores cuentistas en lengua española. Así lo presentan los editores:

         “Autor de Los gallinazos sin plumas y Cuentos de circunstancias entre muchos otros, acuñó un humor de extremos que se sintetizó en una ironía muy propia. Su vida en Perú, su autoexilio en Europa y sus relatos develan un escritor a veces melancólico, otras socarrón, que exploró como pocos el mundo marginal, ese universo habitado por personajes ‘solitarios hallados en los bulevares periféricos de la vida’, como escribió el autor español Enrique Vila-Matas. Asimismo, su pasión por los diarios íntimos y los suyos propios --para muchos su obra maestra--, dejan ver a un ser libre y profundo que hizo del registro y la reflexión sobre la enfermedad, lo cotidiano y las dificultades de la creación literaria una obra monumental.”

         Y resumen el trabajo de la autora:

         “Todas estas cautivadoras aristas son expuestas en las presentes páginas por Vivian Abenshuchan, quien, con hábil y dedicada pluma, recorre la vida y obra de un escritor universal que, aunque solitario, permanecerá en la gran escala del lenguaje hispanoamericano.”

         Dividido en cinco capítulos (“Fumador por vocación”, “Una casa en la playa”, “La otra ribera”, “Son ya ochenta años, monsieur Ribeyro” y “La obra de Julio Ramón Ribeyro”, más una bibliografìa), el volumen de 61 páginas ha sido estructurado con tal cuidado y elegancia por Abenshuchan, que se recorre sin detenimiento. Desde el siguiente párrafo, el primero, ya lo puede comenzar el lector:

         “Escritor incógnito y solitario, Julio Ramón Ribeyro veía pasar una vida tras los cristales de bares y cafés. Desde ahí, pegado a la ventana (o asomado a su balcón de la Place Falguiére) registró el agitado andar de las ciudades modernas, desde Lima --su ciudad natal-- hasta París --su ciudad por elección--, pasando por una larga lista de urbes fugitivas (Madrid, Berlín, Londres, Amberes, Munich, Frankfurt), cuyas calles recorrió infatigablemente mientras buscaba alguna moneda en sus bolsillos y fumaba sin parar. Ribeyro parecía siempre listo para partir, sin dinero, pero nunca sin tabaco, y no es extraño que desde muy joven se hubiera convertido en un autor nómada, dispuesto a dejarlo todo por la literatura sin pedir nada a cambio, un escritor portátil, amante de los viajes y las formas breves, los aforismos, los fragmentos de diario, las prosas veloces, todos esos géneros sin peso, ágiles y concentrados, que lo convirtieron en un maestro indiscutible del cuento corto en Latinoamérica, al lado de Horacio Quiroga, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.”

 

cvb

--FIN DE NOTA--

/v/v

Comentarios