El Ejército seguirá en Juárez: Gómez Mont

martes, 9 de febrero de 2010

MÉXICO D.F., 9 de febrero (apro).- El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, confirmó hoy que el presidente Felipe Calderón estará en Ciudad Juárez, Chihuahua, el próximo jueves y adelantó que ahí se anunciará el nuevo plan para combatir a la delincuencia organizada en esa entidad.
          En entrevista al término de la ceremonia por el 97 Aniversario de la Marcha de la Lealtad en Palacio Nacional, el titular de Segob dijo estar impactado por las reuniones que sostuvo el pasado lunes con los familiares de los jóvenes acribillados presuntamente por sicarios del narcotráfico.
            Sin embargo, la visita a Ciudad Juárez por parte del mandatario no fue anunciada por los canales oficiales del Gobierno Federal. El líder nacional del PAN, César Nava, convocó a una rueda de prensa el pasado lunes para adelantar que Felipe Calderón estaría “próximamente” con las familias afectadas por la masacre  aun cuando la Presidencia aun no había informado algo al respecto.
             En el entendido de que la propuesta para combatir al crimen tendrá un carácter integral, con la puesta en marcha de programas sociales y de prevención, Gómez Mont estimó necesario dar forma a un compromiso entre las fuerzas políticas de lo que se vale debatir para estar unidos.
Más tarde, el titular de la Segob volvió a hablar del caso Juárez en el noticiario de Joaquín López Dóriga en Radio Fórmula y manifestó que los acontecimientos ocurridos en dicha ciudad, obliga a las autoridades de los tres niveles de gobierno a “fortalecer, precisar y afinar las estrategias de seguridad y establecer alternativas”.
El funcionario federal aclaró que respondió al llamado del gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, “no en función de los tiempos políticos”, sino para afinar la estrategia de inteligencia y coordinación, así como hacer tareas adicionales de la reconstrucción comunitaria.
Con eso se busca, dijo, “ofrecer alternativas a los jóvenes para sacarlos de las garras de este tipo de organizaciones violentas”.
Gómez Mont indicó que en la actualidad estos “grupos criminales tienen una lógica histórica de pandilla” que pelean por los mercados de estupefaciente, lo cual genera zozobra y múltiples homicidios violentos.
“Esto obliga a afinar estrategias de inteligencia, de presencia de la autoridad, pero también aquellas estrategias sociales, económicas, comerciales que pueden ser una alternativa para los jóvenes', señaló.
En la entrevista, el funcionario federal destacó, asimismo, que el componente comunitario y social es fundamental en la estrategia de seguridad en un entorno como el de Ciudad Juárez y “sin los juarenses la ciudad no va a ser rescatada en los tiempos y con la oportunidad que se requiere”.
Según Gómez Mont, Calderón tiene una “enorme preocupación sobre los eventos que se están dando en Juárez, donde una bola de malandrines están atentando de una manera tan absurda, tan sin sentido contra sus propios ciudadanos”.
Recordó que la llegada de las fuerzas armadas a Ciudad Juárez fue para sacar a los grupos que aterrorizaban a la gente, sin embargo, su comportamiento se modifica y esto implica adaptar las estrategias.
El titular de Gobernación consideró que el apoyo del Ejército aún es necesario, pues las autoridades “no son suficientes para cubrir esta tarea”, por lo que subrayó que quien pida su retiro incurre en una 'irresponsabilidad'.
Luego de destacar que “no hay salidas fáciles'”, afirmó que el Ejército continuará con su tarea de proteger las instituciones encargadas de salvaguardar a la ciudadanía y darle los espacios para que adquiera la potencia que necesita y “en tanto no se logre, se requiere del sacrificio y entrega de las fuerzas armadas'.
López Dóriga también entrevistó al gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, quien reiteró que ante la situación que se vive en Ciudad Juárez decidió trabajar desde esa localidad tres o cuatro días a la semana.
Planteó que lo que hoy se vive en esa ciudad fronteriza es producto de que durante décadas muchos niños quedaron solos, pues sus padres tenían que trabajar en las maquiladoras.
Reyes Baeza mencionó que las autoridades no crearon los espacios para atenderlos y 'desafortunadamente estos niños dejaron el libro para cargar un fusil'.
'Se perdieron algunas generaciones en este proceso; ahora la tarea es evitar que se vaya otra generación, resolver la competencia sanguinaria entre dos grupos criminales y recuperar las condiciones de marcha productiva en la ciudad apoyados en programas y recursos extraordinarios', puntualizó.