Descuartizan y cocinan a periodista de Tabasco; llevaba tres años desaparecido

lunes, 1 de marzo de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 01 de marzo (apro).- Luego de tres años de su desaparición, ocurrida el 20 de enero de 2007, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) dio a conocer el asesinato del periodista del diario Tabasco Hoy, Rodolfo Rincón Taracena, que se suma a la lista de al menos cinco reporteros ejecutados por el crimen organizado, de acuerdo con el Centro de Periodismo y Ética Pública (Cepet).
    La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) precisó que, basándose en confesiones de cinco miembros de Los Zetas detenidos en diversos operativos desde 2007 (José Akal Sosa, Miguel Ángel Payró, José Zacarías Hernández, Norberto Jiménez Martínez y José Luis Cerino Méndez), Rincón Taracena fue secuestrado y asesinado por el sicario Roberto Hernández Cruz y/o Esteban Enrique Rodríguez, El Dorigan, por artículos que el reportero publicó sobre narcotienditas.  
En junio de 2007, seis meses después del plagio del periodista, El Dorigan murió en un enfrentamiento con la policía en la carretera Villahermosa-Nacajuca.
    Luego de la desaparición De Rincón Taracena, hace tres años, la Fiscalía Especializada de Delitos Cometidos contra Periodistas, dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), inició una investigación para dar con su paradero.
Cuando desapareció de manera misteriosa, el periodista trabajaba un reportaje sobre “narcotienditas” y otro sobre bandas de roba-cajeros para el diario Tabasco Hoy.
A tres años del hecho, el director de Servicios Periciales de la PGJ y la titular de Comunicación Social de la dependencia, Juan Valdivia Bautista y Silvia Gil, respectivamente, informaron que de acuerdo con declaraciones de miembros del grupo delictivo, el periodista fue ejecutado, descuartizado y “cocinado” en un tambo de 200 litros, junto con cuatro personas más, en la quinta El Bambú, en la periferia de esta capital.
    En ese lugar, luego del cateo, se encontraron restos óseos de por lo menos cinco personas, pero por lo fragmentado de las muestras, aún no se ha determinado si alguno pertenece al reportero.
    Los cuerpos de las víctimas fueron humedecidos con diesel y después se les prendió fuego; para que los cadáveres no se pegaran a los tanques, constantemente eran movidos con una paleta de madera, hasta que quedaran consumidos a cenizas, residuos que después fueron enterrados dentro del predio de la quinta El Bambú.
    En el lugar también se hallaron tanques metálicos con capacidad de 200 litros, que eran utilizados para la incineración de diversos cuerpos, entre ellos el del periodista Rodolfo Rincón.
    Los funcionarios de la PGJ dieron a conocer que de 2007 a la fecha, con la colaboración de las procuradurías de Chiapas y Michoacán, se han realizado diversos estudios genéticos de ADN a los restos humanos encontrados en la quinta El Bambú el 23 de abril de ese mismo año, cuatro meses después del plagio de Rincón Taracena.
    El último fue realizado por la procuraduría de Michoacán el 10 de julio de 2007, pero pese a haber aplicado el reactivo Power Plex 16 hs, utilizado para la extracción y purificación del ADN en muestras forenses, no se ha tenido el éxito esperado, por lo que las muestras continuarán en la PGJ para hacerles nuevos análisis periciales con métodos más avanzados.
    En un informe que dio a conocer la semana pasada el Cepet, hay elementos para presumir que de 13 periodistas asesinados en 2009, a menos cinco de ellos habrían sido ejecutados por el crimen organizado.
    Ellos son Eliseo Barrón, reportero del diario La Opinión Milenio, secuestrado y asesinado entre el 25 y 26 de mayo en el municipio de Gómez Palacio, Durango; Juan Daniel Martínez Gil, periodista del Grupo Radiorama, asesinado en Acapulco, Guerrero, el 27 de julio, y Norberto Miranda Madrid, director del diario digital Radio Visión, asesinado en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, el 23 de septiembre.
    También, Vladimir Antuna García, reportero de Tiempo de Durango, secuestrado y asesinado el 2 de noviembre en la capital del estado, y José Luis Romero, reportero de la fuente policiaca del noticiario radiofónico Línea Directa, en Los Mochis, Sinaloa, secuestrado por un comando armado el 30 de diciembre y encontrado muerto el pasado 16 de enero.
    Y ahora, luego de tres años de su desaparición, Rodolfo Rincón Taracena se suma a esa lista.   

Comentarios