Llora academia muerte de Montemayor

lunes, 1 de marzo de 2010

México, D.F., 1 de marzo (apro).- En el homenaje póstumo al escritor Carlos Montemayor, intelectuales, escritores y artistas coincidieron en destacar la pérdida que sufren las poblaciones indígenas al morir uno de sus principales investigadores y promotores.

Carlos Montemayor pidió que sus cenizas fueran esparcidas en su natal Parral, Chihuahua, así como en la Sierra de Guerrero, principal escenario de su novela “Guerra en el paraíso”.

La noche de ayer domingo, decenas de intelectuales se reunieron en la Academia Mexicana de la Lengua para rendir homenaje a su extinto compañero.

Acudieron a la cita: Margo Glantz, Miguel Ángel Granados Chapa, el historiador Miguel León Portilla, el escritor Jorge Volpi, Ignacio Solares, el tenor José Luis Ordoñez y el poeta Juan Gelman, por citar algunos.

En su turno al micrófono, León Portilla expresó: “La pérdida de un amigo es, en cierto modo, la pérdida de uno mismo. Se va el interlocutor para siempre. Nos quedan sus obras para continuar conversando con él, aunque no es lo mismo. De modo que yo estoy muy triste”.

Asistieron al velorio Susana de la Garza, viuda de Montemayor y sus hijos Alejandra y Emilio Montemayor.

Este último expresó sobre su padre: “(…) nos dio alegrías, nos permitió luchar con él su propia lucha en esta enfermedad. Queremos agradecer a la academia que podamos despedirlo aquí; el pidió que no fuera un adiós formal sino afectuoso y agradable; nada mejor que este lugar de la palabra, del lenguaje. Este lugar fue su vida y motivo de regocijo, por aprender de la diversidad de los hombres, de las culturas”.

Comentarios