"Medieval, la oposición a bodas gay", revira Ebrard a la Iglesia

miércoles, 10 de marzo de 2010

MÉXICO, DF, 10 de marzo (apro).- El jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, consideró hoy que la legalización de las bodas gay puso fin a una era de persecución, y representa “el cambio de una situación de exclusión a una situación de normalidad”.
Al responder a las críticas de la Iglesia católica contra esas uniones, expresadas a través del semanario Desde la fe, Ebrard dijo que se trata de una postura medieval, “pues sus argumentos provienen de la Baja Edad Media, o sea de antes de 1400”.
El domingo pasado, la Arquidiócesis Primada de México denunció en el impreso que “el cinismo de las autoridades locales no tiene límite, pues no resuelven los problemas reales de los capitalinos y, en cambio, se impulsan programas como Ecobici, pistas de hielo, récords turísticos y reformas para permitir los matrimonios homosexuales”.
Ebrard respondió que enviará a quienes hacen ese “panfleto” sus propuestas de campaña de 2006:
"Nosotros queremos construir una sociedad donde no exista la discriminación respecto a ningún colectivo y a ninguna persona, y eso no va a variar y tampoco es nuevo, es lo que dije en 2006 en mi campaña.
“Les voy a mandar, a los que hacen este tipo de panfletos, que no leen mucho, entonces hay que mandarles lo del 2006 y algunos textos de los últimos tres siglos de cómo ha cambiado la vida en la sociedad”, advirtió Ebrard Casaubón.
De esa forma el jefe de gobierno capitalino salió en defensa de las reformas que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo en la Ciudad de México.
Aclaró que su administración busca “la expansión de los derechos de las personas, por la no discriminación respecto a nadie, sea por su color, sea por su raza, sea por su ideología, sea porque tiene alguna discapacidad o por preferencias sexuales distintas”.
Respecto de los tropiezos que podrían enfrentar los matrimonios gay para hacer uso de su seguridad social en pareja, Ebrard expuso que tanto el IMSS como el ISSSTE deben dar servicio a quienes tienen este derecho.
Según las leyes vigentes, acotó, “los matrimonios gay tienen los mismos derechos que todas las demás personas y, si tienen derechos en el Seguro Social o en el ISSSTE, pues les tienen que dar esos servicios.
“Francamente no veo con qué fundamentos se diría: ‘a esta población no, a este colectivo de nuestra sociedad no lo voy a atender’, ¿qué es eso?”, cuestionó.
Confió en que eso no pasará y que, de ser así, aconsejó Ebrard a las parejas gay, se acuda a la vía legal.
El jueves pasado, recordó Ebrard, “el Registro Civil del Distrito Federal, como instrumento del Estado, celebró los primeros matrimonios gay”.

Comentarios