"Crimen odioso", el abuso sexual de curas: ONU

jueves, 11 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 11 de marzo (apro).- El observador permanente del Vaticano ante la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra, Silvano Tomasi, calificó de “crimen odioso” el abuso sexual de menores por parte de miembros de la Iglesia católica.
    En un mensaje emitido este jueves por la Radio Vaticana, Tomasi dijo que no existen excusas para los casos de pederastia, luego de recordar que el papa Benedicto XVI ha lanzado públicamente una “clarísima” condena de la violencia sexual contra los niños y los jóvenes.
“En los últimos años, sacerdotes, religiosos y operadores laicos católicos en diversos países han sido acusados de abuso de menores y muchos han sido condenados, no existen excusas para este comportamiento”, puntualizó.
El abuso, agregó, es un pecado grave que ofende la dignidad humana.
Y añadió que con la pederastia, la integridad de los menores es violada con consecuencias destructivas, ya que expertos han demostrado –dijo– que los niños abusados pueden registrar mayores posibilidades de embarazos adolescentes, vagancia, narcodependencia y alcoholismo.
“La protección de las agresiones sexuales se mantiene en la cima de las prioridades de todas las instituciones eclesiásticas que luchan por poner fin a este serio problema”, señaló Tomasi.
Agregó que la comunidad católica continúa en sus esfuerzos por resolver definitivamente este problema. “Los culpables de tales crímenes, insistió, “son inmediatamente suspendidos del ejercicio de sus funciones y tratados según la normativa civil y el derecho canónico”.
Asimismo, manifestó que el establecimiento de medidas concretas para asegurar la transparencia, la asistencia a las víctimas y a sus familiares, son los modos para aliviar la pena, el dolor y la desorientación provocados por los abusos.
No obstante, en días pasados El Vaticano afirmó que no haría comentario alguno en relación con la petición de una disculpa pública que exigieron los hijos del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, de quienes abusó sexualmente, entre muchos otros.
"No, el Vaticano no tiene comentarios que hacer sobre ese tema", dijo Ciro Benedettini, vicedirector de la oficina de prensa de la Santa Sede.
"En todo caso, esa información la manejará la Congregación (de la Doctrina de la Fe, que coordina la investigación de los visitadores apostólicos sobre el caso)", agregó.
El pasado miércoles 3, en entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, Raúl y Christian González Lara, quienes dijeron ser hijos del padre Marcial Maciel y la señora Blanca Esthela Lara, además de Omar, exigieron una disculpa al Papa Benedicto XVI por todas las víctimas de abuso sexual y psicológico de los Legionarios de Cristo.
"El Vaticano tiene que reconocer públicamente, con todas sus letras, que a lo largo de décadas han cometido crímenes", señaló Raúl, el mayor de los hijos de Maciel y Lara.
"El Vaticano, antes de estar pensando cómo restaurar lo que es la congregación (de los legionarios), ya se debió haber acercado a las víctimas para pedir un perdón, antes de estar pensando qué van a hacer con sus bienes, qué van a hacer con su dinero”, dijo.