Juárez: Irrumpe comando en velorio y mata a seis

viernes, 12 de marzo de 2010

MÉXICO D.F., 12 de marzo (apro).- A pesar de la fuerte presencia militar y de las promesas presidenciales, Ciudad Juárez fue escenario de otra tragedia la noche de pasado jueves 11, luego de que un comando irrumpió en la vivienda donde eran velados los restos de Aarón Alberto Flores (quien había sido ejecutado un par de días antes en el mismo vecindario), y disparó contra las personas que se encontraban ahí, con un saldo de seis muertos y cinco heridos.
Luego de ese sangriento suceso, familiares de las víctimas culparon al presidente  Felipe Calderón de la masacre.
De acuerdo con información publicada por el diario El Mexicano, eran las 22:30 horas cuando los pistoleros llegaron al domicilio ubicado entre las calles de Paseos del Sur y Bahía Blanca, colonia Madreras del Sur, a bordo de dos vehículos, una camioneta Explorer blanca y un sedan oscuro.
Con armas de grueso calibre en mano, los sicarios entraron a la vivienda y ordenaron a quienes se encontraban en ese momento en el interior de la vivienda que se tiraran al suelo.
Unos acataron la orden, pero otros intentaron ponerse a salvo y pagaron con su vida las consecuencias. Fue el caso de Filiberto Ríos Rojas, 26 años; Eloy Zúñiga, de 18; José Leyva, Julio César Sandoval; Nicolasa Ortiz Álvarez, de 65, Jennifer Ivette Hernández Chacón, de 14, y otro joven que hasta el momento no ha sido identificado.
Los heridos fueron trasladados, en autos particulares, a la clínica 66 del Seguro Social.
De acuerdo con versiones de testigos, los sicarios huyeron antes de que llegaran a la improvisada capilla decenas de agentes municipales, estatales, federales y militares.
Entre los vecinos, surgió la versión de que dos de los jóvenes asesinados estarían involucrados en el robo de vehículos, porque habían vendido una camioneta robada a una persona que fue detenida con la misma.
Asimismo, se dijo que ambos jóvenes estaban siendo presionados para que acudieran a declarar este sábado en torno de la camioneta robada y que por temor de que revelaran los nombres de sus cómplices decidieron asesinarlos.
Familiares de las víctimas, culparon de la nueva masacre al presidente Felipe Calderón.

Las víctimas

Según las autoridades locales, Nicolasa Ortiz recibió 10 balazos, varios de ellos en el abdomen, uno en el maxilar y otro en la pierna, que la tenían al borde la muerte.
Jennifer Ivette Hernández Chacón, de 14 años, falleció al momento de recibir las primeras atenciones. Ella fue alcanzada por los disparos de arma de fuego cuando instalaba una cartulina en donde decía, "Alberto, fuiste el mejor de los Pumas, eres el mejor".
El padre de una de las víctimas recibió un disparo en el ojo izquierdo.