BTE, estacionamiento en lugar de teatro

lunes, 15 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de marzo (apro).- El lugar donde estaba Ballet Teatro del Espacio (BTE) es ahora un estacionamiento. Un negociazo. Claro, hubo que tirar todo lo que Michel Descombey construyó: Los muros que soportaban las bambalinas, el piso de duela y todo aquello que estorbara.
Ahora, en lugar de carteles de bailarinas, hay calendarios de “viejas encueradas”. Y ya no se escuchan los compases de la música clásica, sino que retumban las percusiones de la música de algún tipo de sombrerudos, de esa que gusta tanto a los narcos.
Y, mientras, Michel Descombey, fundador y coreógrafo del desaparecido Ballet Teatro del Espacio, trata de tomar distancia para que la nostalgia no merme su espíritu.
Pese a los rumores de que él mismo había provocado la desaparición del BTE “porque estaba harto de México y se quería ir a pasear a la Costa Azul”, Descombey sigue viviendo pacíficamente en su casa de la Zona Rosa, al lado de la maestra Gladiola Orozco.
--¿Cómo pasa su tiempo ahora?
    --Un poco fuera de todo. Tomo la distancia de todo. Reflexiono, leo mucho, sobre todo filosofía y cosas de México, sobre la impunidad, fraudes y cosas así. También  he regresado a autores de hace tiempo como Albert Camus y Guy de Maupassant.
    --¿Ha visitado el lugar donde estuvo la sede del BTE?
    --Uff… Lo visité un día por masoquista. Es muy triste ver que ahora hay un estacionamiento.
Cuenta Michel Descombey que hace días leyó que la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar afirmó “que el año pasado fue el que (la dependencia) tuvo más dinero… Curioso, porque a nosotros nos dijo que no había dinero para el BTE. Mire, trato de tomar distancia y pensar. Estoy entre dos aguas, me quiero tomar un tiempo para no caer en rencores y cosas así”.
--¿Y su salud?
--He tenido tantas cosas… Pero estoy bien, me hicieron operación de las arterias del corazón. Soy muy resistente, siempre sobrevivo, no se preocupe.
Por lo pronto, el trabajo de clasificar todo el archivo histórico del BTE es un pendiente para Descombey. Necesita, dice, reordenar sus ideas y procesar todo lo que sucedió desde que el Conaculta decidió no apoyarlo para la permanencia de su trabajo.

Comentarios