Suspenden labores policías de Torreón; exigen cese de director

lunes, 15 de marzo de 2010

TORREÓN, Coah., 15 de marzo (apro).- En medio de la ola de violencia que sacude a la región lagunera, la policía municipal de esta ciudad suspendió labores en demanda del cese de su director, el general Carlos Bibiano Villa Castillo.
    La mañana del sábado anterior, unos 140 policías y agentes de tránsito iniciaron el paro y presentaron al secretario del ayuntamiento, Miguel Mery Ayup, un pliego petitorio, en cuyos puntos destaca la destitución del titular de la Dirección General de Seguridad Pública Municipal (DGSPM).
En respuesta, Mery Ayup sostuvo que existe un respaldo total a las acciones de Bibiano Villa, así como al manejo que ha tenido al  frente de la corporación.
    En la protesta participan mandos medios, jefes de grupo, comandantes y policías rasos, quienes se quejan por la falta de protección, toda vez que la madrugada del sábado un agente resultó severamente herido en un patrullaje por el conflictivo sector Alianza.
    Los inconformes incluso han manifestado a medios locales que reciben un trato humillante y vejatorio por parte de Villa Castillo, quien asumió el cargo el pasado 1 de enero.
    En entrevista con Apro, llevada a cabo a mediados de febrero, el general Villa Castillo aseguró que la mayor parte de la policía municipal estaba coludida con la delincuencia organizada, tanto para favorecer al cártel del Pacífico como a Los Zetas.
    “Aquí no puedo confiar en nadie porque cuando llegué todos estaban coludidos, por eso es indispensable continuar con la limpia”, advirtió.
    En aquella ocasión, el aún titular de la DGSPM dijo que al primer paro de labores de policías, procedería al cese de los inconformes. Y así ocurrió.
    La mañana del mismo sábado, el militar retirado se dirigió a los policías en paro sólo para conminarlos a que “pasaran el martes por su finiquito”.
    La protesta incluye también la exigencia de mejor armamento e incremento salarial.
    Los paristas advirtieron que permanecerán inactivos en el exterior de la sede de la corporación y sólo cumplirán con el registro de su asistencia para evitar represalias.
Desde hace dos años, por lo menos, la policía local se ha visto implicada en hechos de sangre, generalmente por su presunta protección a grupos del narcotráfico.
    Un ejemplo se constató en octubre de 2008, cuando unos 35 policías fueron detenidos por intentar liberar a traficantes capturados por fuerzas federales.
    Luego, en mayo de 2009, al menos 200 policías fueron dados de baja por no aprobar los exámenes de control de confianza aplicados tras los hechos de 2008.
    Desde el arribo del general Carlos Bibiano Villa, la purga de policías corruptos se incrementó, hasta alcanzar casi 200 despidos en lo que va de este año.
    Pese a la protesta, el alcalde Eduardo Olmos Castro, quien también entró en funciones el 1 de enero, manifestó su apoyo al general retirado.
    En tanto, la vigilancia de la ciudad está a cargo de las policías Investigadora y Operativa del Estado, así como por agentes federales y elementos del Ejército.

Comentarios