Rebelión petista en San Lázaro; se solidarizan con el SME

martes, 16 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 16 de marzo (apro).- Unos diez minutos antes del mediodía, legisladores del Partido del Trabajo (PT) tomaron la tribuna de la Cámara de Diputados, colocaron banderas rojinegras y decretaron una “huelga política”, en solidaridad con la lucha que libra el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
    La decisión de los legisladores petistas generó críticas de los diputados del PRI, PAN y PVEM, quienes acusaron al PT de “tomar de rehén” a la Cámara de Diputados y de frenar el trabajo legislativo.
    Mientras que Gerardo Fernández Noroña, Jaime Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Amadeo Espinoza colocaban las banderas rojinegras en la tribuna, enfrente de ellos, el coordinador de la bancada del PRI, Francisco Rojas rumiaba y fustigaba a los petistas.
Ante las grabadoras de los reporteros dijo: “¿No sé qué es lo que quieren”?.
Y sin dar tiempo a otra pregunta, él mismo respondió a su interrogante: “Lo que quieren es imponer su voluntad”.
    Rojas recordó que existe un espacio en cada sesión dedicada a la “agenda política” donde, dijo, se llevan a tribuna los temas de debate. Sin embargo, aclaró que éstos se programan en la Junta de Coordinación Política, que él preside, y que el tema nunca fue planteado.
    Por su parte, los legisladores del PT alegaron que la toma de la tribuna fue para debatir en el Congreso la situación política, laboral y de seguridad del país como, por ejemplo, el “despido injustificado” de 144 mil electricistas, el cierre de la compañía Luz y Fuerza del Centro (LFC) y la inseguridad que se vive en Ciudad Juárez, Chihuahua.
    Sin embargo, el punto central de la manifestación petista fue poner de relieve la negativa del propio Congreso de la Unión para interponer controversias constitucionales contra el Ejecutivo federal.
         Esto, debido a que, a pesar de que el PRI había avalado en un principio interponer una controversia constitucional por la decisión de Felpe Calderón de desaparecer LFC, al final optó por no hacerlo, y con ello respaldó la determinación del Ejecutivo federal de cerrar una fuente de trabajo y despedir a 144 mil empleados.
    El segundo reclamo de los petistas fue un caso similar: la controversia contra el Poder Ejecutivo por permitir la entrega de contratos a empresas privadas y permitirles participar en la extracción y procesamiento de los hidrocarburos. En este caso, el PRI hizo pública su decisión de interponer ese recurso, junto con el PT, pero en el último minuto se retractó, y nuevamente abdicó en su derecho a reclamar un acto, considerado inconstitucional por parte de los petistas y algunos perredistas.
    La toma de tribuna generó un descontrol durante media hora. Sin embargo, por acuerdo de los partidos políticos, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el panista Francisco Ramírez Acuña pudo operar y --aun con la tribuna media tomada--, logró imponerse a los gritos de los petistas y conducir la sesión, con la salvedad de que la voz a los diputados se les dio desde su curul.
    A pesar de que Fernández Noroña y los demás petistas pedían a gritos hacerse escuchar, los legisladores pudieron hacer uso de la voz y desde sus curules formular sus propuestas legislativas, lo que generó que la sesión se realizara de manera normal, por lo que los petistas abandonaron la tribuna no sin antes dejar las banderas rojinegras.
    El sentido de la movilización del PT había tenido resonancia; su único papel, desde el inicio de la Legislatura, ha sido evidenciar públicamente las acciones de los demás partidos, principalmente PRI, y PAN, con las que no está de acuerdo.
    En esta ocasión, con el argumento de respaldar las movilizaciones del SME en varios estados, el PT puso nuevamente al descubierto que fue gracias a las fracciones de PRI y PAN que se evitó controvertir las decisiones de Calderón, de desaparecer sin justificación alguna LFC y permitir la entrega de contratos a compañías privadas para la extracción de hidrocarburos.
    Para acabar con la dependencia de los partidos mayoritarios, el PT presentó una iniciativa de ley, que permite a los partidos minoritarios interponer controversias constitucionales y no esperar el respaldo de un grupo político con mayor peso.
    Amadeo Espinoza, diputado petista, abandonó brevemente la tribuna para, desde su curul y por órdenes del presidente de la Mesa directiva, presentar la propuesta sobre la controversia constitucional.
    La tribuna estuvo tomada media hora, tiempo en el que el PT expuso sus demandas.