Muere joven de 16 años en fuego cruzado entre militares y sicarios en Tamaulipas

jueves, 18 de marzo de 2010

REYNOSA, Tamps., 18 de marzo (apro).- Un joven de 16 años de edad murió al quedar atrapado en una balacera entre elementos del Ejército y supuestos sicarios, registrada en la colonia Las Cumbres de esta ciudad.
           Según informes extraoficiales, en el enfrentamiento murieron también un militar y tres civiles.
           Sin embargo, en el reporte oficial del gobierno del estado el saldo es de un soldado y un civil muertos.
         En tanto, hoy se registró otra balacera en el municipio González, a unos 110 kilómetros de Ciudad Victoria.
         Versiones de habitantes de esa población afirman que el enfrentamiento fue primero entre grupos antagónicos de sicarios y que después intervinieron elementos del Ejército.  
          El Servicio Oportuno de Información del Gobierno del Estado informó que en los hechos sólo murió un civil.
         Vecinos del lugar afirmaron que el tiroteo duró de las 12 de la noche a las dos de la madrugada. Luego se escucharon detonaciones aisladas hasta las cuatro de la mañana.
          “Nadie va a creer que sólo hubo un muerto que después de escucharse miles de disparos, bazucazos y granadas toda la noche”, dijo uno de los habitantes del municipio.
           González se suma a los municipios rurales del centro-sur de esta entidad en los que se ha extendido la ola de violencia, que inició a principios de febrero pasado, como parte de la guerra declarada por el cártel del Golfo en contra Los Zetas.
           Esta semana, se han registrado balaceras en los municipios de Xicoténcatl, Llera, Jiménez, Abasolo e Hidalgo. Según fuentes policíacas, los comandos de sicarios del cártel del Golfo han llegado a esas poblaciones rurales para “recuperar”  las plazas que estaban en poder de Los Zetas.  
          En esta ciudad, el enfrentamiento de hoy entre soldados y civiles se registró tras una persecución  en las calles Avenida Central y Mil Cumbres,  colonia las Cumbres.
          Después de que el área fue acordonada, una mujer, que se identificó como Angélica Gómez aseguró que una de las víctimas mortales es su hijo, Raúl Jácome Gómez, de 16 años de edad, quien al momento de la balacera salía de una carnicería ubicada en esas calles.  
            Decenas de personas quedaron atrapadas durante horas en los negocios de esa zona, tanto por el tiempo que duró la balacera, como porque los militares les impedían salir de la zona hasta el levantamiento de los cuerpos.  
          De acuerdo con testigos, en el interior de una camioneta habían quedado muertos al menos tres o cuatro civiles.

Comentarios