PRI y pejistas niegan licencia a César Nava en San Lázaro

martes, 2 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de marzo (apro).- El PRI le cobró caro a César Nava, presidente nacional del PAN, el hecho de andar de promotor de alianzas con el PRD y sus aliados.
Y es que luego de que los priistas se enteraron de que Nava pretendía dejar su curul de manera indefinida para dedicarse de lleno al diseño de campañas electorales, comenzaron a operar para frenar la solicitud y la jugada les salió redonda.
Con 215 votos en contra (de los diputados del PRI, PT y Verde Ecologista, así como de los perredistas afines a la corriente de Andrés Manuel López Obrador) contra 145 a favor (de diputados del PAN, Convergencia e integrantes de la corriente perredista Nueva Izquierda), los priistas frustraron, por el momento, la salida de Nava.
Todo comenzó a las 13:00 horas, cuando Nava y la coordinadora panista, Josefina Vázquez Mota, ofrecieron una rueda de prensa para anunciar que el primero solicitaría licencia para dedicarse al 100% a los procesos electorales.
En la reunión interna del PRI, el coordinador Francisco Rojas notificó a sus diputados la intención del panista de solicitar licencia, y Rojas dejó la votación a conciencia.
A las 13:30 horas, cuando el presidente de la Mesa Directiva, Francisco Ramírez Acuña, anunció que se sometería a votación la solicitud de licencia del diputado César Nava, el legislador panista Carlos Cuevas pidió más tiempo ante el temor de que no se lograran los votos necesarios, debido a que muchos diputados de su fracción se encontraban en diversas comisiones.
No obstante, Ramírez Acuña se negó a suspender la votación y sólo retrasó el proceso, lo que dio tiempo a los diputados de Acción Nacional para reingresar al salón de sesiones.
Pese a la presencia de los panistas y el voto de sus nuevos aliados electorales (los perredistas), en el tablero había más votos en contra de la solicitud de licencia de Nava.
Molesta, Vázquez Mota se dirigió al área del líder priista, Francisco Rojas, para reclamarle. Le dijo: “Qué hacemos Paco”, a lo que éste respondió: “Ve el tablero, ya no podemos hacer nada”.
A espaldas de Rojas, sus diputados y los de la fracción oaxaqueña, así como los del estado de México, se burlaban de los panistas.
Al ver que Rojas ni siquiera intentó operar políticamente para revertir la votación, la exsecretaria de Desarrollo Social se conformó con decirle: “Ahí lo vemos en la junta”. Y el priista le aseguró que sin duda el tema se abordaría esta misma semana.
Luego de ello, Vázquez Mota se dirigió al viceoordinador del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo, quien votó a favor de la licencia. (Más tarde declaró que la actitud de los priistas se debió a una simple venganza política, debido a que César Nava, dirigente nacional del PAN, ha encabezado la promoción de las alianzas de su partido con el PRD).
Después de hablar con Acosta Naranjo, la extitular de la Secretaría de Educación Pública se enfiló a la Mesa Directiva para acordar con todos los representantes de los partidos que el tema se discutiera en la Junta de Coordinación Política, el próximo jueves, y presentar de nueva cuenta la solicitud de licencia de Nava.
En conferencia de prensa, el priista Omar Fayad  dio la cara por su partido y aseguró que el rechazo a la solicitud del dirigente nacional panista no se trató de una venganza política, pero que ahora César Nava tenía dos opciones. “Que se quite la soberbia, que sea humilde y solicite de nuevo la licencia, o que vaya a la Suprema Corte y argumente que se están violentando sus garantías”.
Por separado, Leticia Quesada, vocera de la fracción perrdista, dijo que ellos se enteraron de la solicitud de licencia minutos antes de que ésta se presentara, y se dejó en libertad a los legisladores para que emitieran su voto como quisieran, razón por la cual los diputados afines a López Obrador lo hicieron en contra.
Quesada consideró que el fracaso de la solicitud de licencia se debió a que la coordinadora del PAN no procesó ni operó políticamente para asegurar la votación a favor.

Comentarios