Costosa en vidas humanas, la guerra contra el narco: Moreira

viernes, 26 de marzo de 2010

HACIENDA DE GUADALUPE, Coah., 26 de marzo (apro).- El gobernador Humberto Moreira Valdés comparó hoy las muertes registradas en distintos conflictos bélicos con las víctimas de la guerra contra el narco del presidente Calderón, para dar una idea de la necesidad de cambiar de estrategia.
    Según el mandatario, en la guerra de Las Malvinas, hubo 907 muertos; en la del Golfo Pérsico, 300; en la invasión de Estados Unidos a Afganistán, mil 25, y en la toma de Irak por el ejército estadunidense, 4 mil 386.
    En México, prosiguió, la guerra contra el crimen organizado “lleva ya 17 mil muertos”.
    El comparativo del mandatario estatal fue parte de su discurso durante el acto conmemorativo por los 97 años de la promulgación del Plan de Guadalupe, con el que Venustiano Carranza desconoció a Victoriano Huerta.
    Al margen de recuente de víctimas por la guerra contra el narco, Moreira comentó también que ha disminuido el empleo, la competitividad y los índices educativos, y han subido, por el contrario, los costos de los productos de la canasta básica y de los combustibles.
En su opinión, el problema de la seguridad debe combatir con empleo y educación, por lo que llamó a Felipe Calderón a celebrar “un gran pacto nacional”, para una reorientación de las políticas públicas hacia esas problemáticas.
Inclusive, anunció que en las escuelas de la entidad se incorporarán contenidos sobre la situación económica del país, pues dijo, “los niños y jóvenes tienen derecho a saber la realidad nacional”.
    Las críticas de Moreira llevan varios días se reiteraron hoy, pues se dijo molesto porque desde hace varios años, a partir de los gobiernos panistas, el Presidente ni los secretarios de estado, acuden a la celebración que hasta hace unos años contaba entre los asistentes a sobrevivientes revolucionarios.
    El reclamo surgió desde 2006, en su primer año de gobierno, cuando se quejó de que siempre mandaban a funcionarios menores. Pero esta vez, la queja fue porque a menos de 24 horas del acto, no habían confirmado la asistencia de ningún funcionario federal.
    Por la mañana, Moreira supo que el representante del Presidente, sería Juan José Medrano Castillo, integrante del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHERM), asistencia que el gobernador calificó como un desplante.
    “Voy a tratar muy bien al representante, es un hombre bueno, él no tiene la culpa, yo no soy majadero. Sin embargo, es una falta de respeto al Gobernador, a Coahuila. El señor Presidente no quiere ser amigo de nosotros y hoy con los hechos se demuestra: no nos da presupuesto, nos recortan... y ahora esos desplantes”.
    Más allá del acto conmemorativo, los señalamientos de Moreira se han dirigido a la administración federal por incumplimiento en el ejercicio de recursos, de manera que la polémica ha crecido en la entidad entre su gobierno y delegados federales.
    Inclusive, los ha llamado “fábrica de pinochos” por que supuestamente mienten al hablar de presupuesto, y hasta amenazó con dar a conocer los casos de “bragetas persignadas” en las delegaciones federales, que “se las dan de santurrones pero andan correteando a las secretarias”.  

Comentarios