Cae implicado en ataque contra empleados del consulado de EU

lunes, 29 de marzo de 2010

MÉXICO D.F., 29 de marzo (apro).- Elementos del Ejército Mexicano detuvieron el pasado viernes 26 a Ricardo Valles de la Rosa, un presunto líder de la pandilla Los Aztecas,  como probable responsable del homicidio perpetrado contra dos empleadas del Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, Chihuahua, y el esposo de una de ellas, ocurridos hace un par de semanas en aquella ciudad.

Así lo dio a conocer hoy Enrique Torres Valadez, vocero de la Operación Coordinada Chihuahua (OCCH), quien reveló que Valles de la Rosa, de 45 años, es de origen mexicano y tiene antecedentes penales en al menos 10 ciudades de Estados Unidos, por pandillerismo y narcóticos.

Aunque el vocero no dio mayores detalles sobre la captura del presunto delincuente, fue resultado de las investigaciones que realizan en esta ciudad numerosos agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Según información publicada por El Diario en su página electrónica, el presunto asesino de los tres ciudadanos estadunidenses fue detenido en la vía pública y en posesión de una arma .9 milímetros.

Apuntó, asimismo, que dicho sujeto está acusado también del  el homicidio de Marco Zapata Reyes, de 32 años, ocurrido el pasado 21 de octubre de 2009. La víctima pertenecía a la pandilla antagónica denominada Mexicles.

Ayer por la tarde, durante una audiencia en un Juzgado de Garantía, el agente del Ministerio Público, además de acusarlo por la portación de una pistola calibre .9 milímetros le formuló cargos por el homicidio de Zapata Reyes.

El fiscal solicitó a la juez de Garantía se le vinculara a proceso por el delito de homicidio, una vez que se había calificado de legal la detención realizada el pasado 26 de marzo, a las 6:03 de la mañana.

La jueza dijo que a Valles de la Rosa se le vincula con la pandilla de Los Aztecas y aseguró que el acusado percibe un sueldo semanal de dos mil pesos por matar a personas.

En su presentación ante la juez, el acusado dijo contar con viviendas que renta en El Paso, pero que tiene domicilio en esta ciudad en la colonia Partido Romero.

De acuerdo con lo publicado por el diario estadounidense The New York Times tras el ataque perpetrado contra funcionarios consulares de Estados Unidad, el FBI envió a numerosos agentes a la ciudad con el fin de colaborar en la investigación del asesinato de Lesley A. Enríquez, de su marido Arthur Haycock Redelfs y Jorge Alberto Salcido Ceniceros, de 37 años, esposo de Hilda Antillón, también empleada de la cancillería.

Incluso, la Operación Coordinada Chihuahua hizo público el apoyo que reciben las autoridades mexicanas de parte del gobierno de Estados Unidos para la investigación de  los hechos que acapararon la atención mundial.

Con la detención de Valles de la Rosa se confirma la hipótesis de investigación inicial que dio a conocer la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en els entidad e que los agresores pertenecen al grupo o pandilla denominada Los Aztecas, el brazo armado del grupo criminal conocido como La Línea.

Según el New York Times, la coordinación de los ataques, las armas automáticas utilizadas y la ubicación en una ciudad donde los cárteles de drogas controlan prácticamente toda actividad delictiva, indican que los posibles sospechosos podrían ser narcotraficantes.

A la indagatoria se unió la Agencia Antinarcóticos Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) para colaborar con las autoridades mexicanas, confirmó una portavoz de la dependencia federal en El Paso.

“Estamos colaborando en ese caso”, se limitó a decir una funcionaria entrevistada por ese medio.

El cónsul general de México en El Paso, Roberto Rodríguez Hernández, precisó que el FBI no envió a agentes extra a Juárez, sino que son los mismos que forman parte del personal ya adscrito al Consulado estadounidense en esa ciudad, así como de la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México, citó.

“Ellos colaboran de manera regular con las autoridades mexicanas en el intercambio de Inteligencia, como lo hacen las otras dependencias de Estados Unidos”, enfatizó el diplomático.

De acuerdo con el seguimiento periodístico que se ha realizado del caso, los integrantes de las diferentes agencias estadounidenses han sido vistos en las instalaciones de la Subprocuraduría de Justicia en la Zona Norte, lo mismo que en la Guarnición Militar de la plaza.

Y aunque las autoridades locales han expresado que la intervención de las autoridades estadounidenses no es de manera directa en las investigaciones la captura de Valles de la Rosa, indica lo contrario.

La autoridad ha acusado, por lo pronto, a Valles de la Rosa por el asesinato de Marco Zapata Reyes.

Ayer por la tarde, durante la audiencia, el agente del Ministerio Público refirió que el asesinato se dio en el interior del establecimiento Pollos El Sinaloense, ubicado en las calles Belisario Domínguez y Artículo 123 de la colonia Chaveña a las 14:20 horas del pasado 21 de octubre del 2009.

De acuerdo con el protocolo emitido por la autoridad ministerial en aquella ocasión, se encontró que Zapata Reyes recibió ocho impactos de bala calibre .380 cuando se encontraba comiendo.

La defensa del inculpado solicitó el tiempo del plazo constitucional de 48 horas para preparar su estrategia ante la solicitud del Ministerio Público para vincularlo a proceso, por lo que se espera que el martes 30 de marzo a las 12:00 del día tenga su próxima audiencia.

 

Los hechos vinculados con el Consulado

El sábado 13 de marzo fueron privados de la vida Arthur Haycock Redelfs, de 34 años, y su esposa y funcionaria consular, Lesley Ann Enríquez Cattón, de 36, mientras que su pequeña hija de ocho meses que viajaba en el asiento trasero del vehículo donde fueron atacados resultó ilesa.

Lesley Enríquez había sido contratada a nivel local en el Consulado, y su trabajo consistía en parte en ayudar a ciudadanos norteamericanos, de acuerdo con funcionarios estadounidenses.

Su esposo, Arthur Redelfs, de 34 años, trabajaba en el Departamento del Sheriff, en la Cárcel del Condado de El Paso, de acuerdo con su hermano, Reuben Redelfs.

El hombre presentó dos impactos de bala en el cuello y el brazo izquierdo; Lesley Ann recibió un disparo en el ojo derecho.

La familia radicaba en El Paso, Texas, sin embargo, de acuerdo con fuentes confidenciales, ella era de nacionalidad mexico-canadiense, ya que su padre era el mexicano Manuel Jorge Enríquez Savignac, hermano del ex secretario de Turismo y Secretario General de la Organización Mundial del Turismo, José Antonio Enríquez Savignac, y su madre era Jean Eirwen Cattón Cooke, originaria de Canadá.

Lesley Ann nació en 1974 en el estado de Chihuahua y en 2001 obtuvo la anuencia del Congreso de la Unión para laborar como asistente de Visas en el Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez. Su domicilio legal estaba ubicado en la colonia Segunda Burócrata, en la calle Artículo 24, muy cerca del lugar donde fue privado de la vida el esposo de su compañera de trabajo.

De acuerdo con el resultado de la autopsia practicada por médicos forenses la funcionaria consular se encontraba en el tercer mes de gestación.

La familia tripulaba un Toyota Rav 4, color blanco, modelo 2009, placas de circulación del estado de Texas, el cual impactó otros dos vehículos en la avenida Francisco Villa y bulevar Bernardo Norzagaray, donde fue asegurado un casquillo percutido, calibre 9 mm.

En el otro homicidio reportado en la avenida Insurgentes, fue asesinado Jorge Alberto Salcido Ceniceros, de 37 años, quien laboraba en una empresa maquiladora y viajaba en compañía de sus dos hijos de 4 y 7 años.

Este segundo hombre fallecido era esposo de Hilda Antillón, también empleada de la cancillería.

Sus hijos resultaron heridos al recibir varios impactos de bala de “cuerno de chivo”, y posteriormente fueron dados de alta, informó personal de la PGJE.

El diario The Washington Post citó a un funcionario del Departamento de Estado que mencionó que “en este momento no contamos con ningún indicio sobre la posibilidad de que hayan sido perseguidos” debido a su trabajo o a sus vínculos con el Consulado de Estados Unidos.

Otro funcionario federal, quien también habló con la condición de no ser identificado puesto que la investigación sigue en curso, comentó que el caso “parece haberse debido a una confusión”.

Sin embargo, el móvil, de acuerdo con versiones extraoficiales obtenidas por El Diario, establecen que entre las líneas de investigación que las agencias estadounidenses siguen se encuentra la posible corrupción al interior de las prisiones de Estados Unidos, particularmente aquellas donde se encuentran recluidos integrantes de “Los Aztecas”, considerados como “el brazo ejecutor” del grupo criminal “La Línea”, al servicio de Vicente Carrillo Fuentes. (Con información de El Diario)

Comentarios