Pide la DEA a México mano dura contra el narco

miércoles, 3 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 3 de marzo (apro).- Si no hay mano dura, "el poder y la impunidad" de los narcotraficantes podría convertirse en una mayor amenaza para la seguridad nacional en México, advirtió la agencia antinarcóticos estadunidense (DEA), al reafirmar su apoyo al gobierno de Felipe Calderón en su lucha contra la delincuencia organizada.
    En una audiencia del subcomité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Anthony Placido, subdirector para asuntos de inteligencia de la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA), señaló que si no se combate al narcotráfico con mano dura, "el poder y la impunidad de estas bandas criminales podría crecer y convertirse en una mayor amenaza para la seguridad nacional de México".
Y añadió: "Un México seguro y estable es algo que interesa tanto a Estados Unidos como a México, pero las acciones violentas y la influencia corruptora de las organizaciones del narcotráfico amenazan esa seguridad".
De acuerdo con Placido, es vital la alianza con México bajo la Iniciativa Mérida, así como la responsabilidad compartida para hacer frente al crimen organizado.
El funcionario estadounidense destacó entre los avances en la cooperación bilateral la extradición de 248 fugitivos a Estados Unidos en los últimos tres años, incluidos presuntos capos como Osiel Cárdenas, Miguel Caro Quintero y Vicente Zambada Niebla.
Asimismo, manifestó que pese a los "esfuerzos heroicos" del gobierno de Calderón, ha habido "aproximadamente 17 mil 900" muertes relacionadas con el narcotráfico en México.
Placido describió el sombrío panorama sobre lo que significa el narcotráfico en ambos lados de la frontera común: en México, el concepto de "plata o plomo" está bien establecido en la cultura de los narcos y la narcoviolencia mina la confianza pública en el gobierno.
En Estados Unidos, agregó, el consumo de drogas se cobra la vida de más de 31 mil personas al año.
En la misma audiencia, el "zar antidrogas" de EU, Gil Kerlikowske, reiteró la postura de Washington de que, como país consumidor, Estados Unidos busca estrechar la colaboración con sus socios internacionales para reducir el narcotráfico a nivel global.
"Esos esfuerzos no sólo protegen la salud pública y la seguridad de nuestros ciudadanos, sino que también nos ayudan a cumplir con nuestras responsabilidades para ayudar a aquellas naciones que se han visto gravemente afectadas por el uso de drogas fuera de sus fronteras", dijo.
Por su parte, el subsecretario de Estado adjunto para narcóticos, David Johnson, destacó que la próxima etapa de la cooperación con México estará más enfocada en el apoyo institucional.
La meta es “ayudar a México a transformar sus cuerpos policiacos, su sistema judicial y ministerio público para que sean mucho más efectivos”, señaló.
Pero cuando una legisladora indicó que el embajador de México en Washington, Arturo Sarukhan, ha señalado que el gobierno mexicano aún no recibe parte del equipo prometido bajo la Iniciativa Mérida, Johnson consideró que eso es entendible.
“Entiendo que los mexicanos quieran empujar esto tan fuerte como se pueda y obtener el equipo tan pronto como se pueda; ya hay entregas allí como los helicópteros Bell, pero estamos trabajando con las autoridades mexicanas para hacer esto tan pronto como se pueda”, dijo.
Y destacó que el gobierno mexicano está inspeccionado cargamentos de Estados Unidos a México en una forma que nunca se había hecho, utilizando equipo suministrado por Estados Unidos en cruces terrestres, aeropuertos y puertos marítimos.

Comentarios