Acusan a Corcuera de encubrir abusos de Maciel

martes, 30 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 30 de marzo (apro).- José Barba y Arturo Jurado, víctimas de abusos sexuales de Marcial Maciel, acusaron hoy al director general de los Legionarios de Cristo, Álvaro Corcuera, de  hipócrita y mentiroso, pues encubrió las fechorías del fundador de la orden.

Barba y Jurado, dos de los nueve exlegionarios de Cristo que firmaron la carta enviada al Papa Juan Pablo II en noviembre de 1997, en la que denunciaban las fechorías de Marcial Maciel, afirmaron que Corcuera no actúa bajo los principios espirituales, pues encubrió todo lo que hizo Marcial Maciel.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, los exlegionarios señalaron que Corcuera “es el asesino sonriente, ya que  y era el que hacía el trabajo sucio de Marcial Maciel”, pues es un hombre calculador que únicamente está mintiendo al decir que lamenta lo sucedido.

Ante la actitud del sucesor de Maciel al frente de los Legionarios de Cristo, expresaron que no acudirán a la reunión a la que el director de los Legionarios ha convocado para el mes de mayo, inmediatamente después de su regreso de Roma.

José Barba, profesor de Instituciones Políticas y Sociales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), afirmó que están convencidos de que el padre Álvaro Corcuera está actuando de la misma manera que habría actuado Marcial Maciel: “Siempre le cuidó las espaldas, todo el tiempo necesario que pudieran hacerlo y atacaron a las victimas que dieron su testimonio.”

Por su parte el doctor Jurado, quien se desempeñó como profesor del Instituto de Lenguas del Departamento de Defensa de Estados Unidos en Monterey, California, y centralizaba la correspondencia entre los denunciantes y su abogada, Martha Whegan, para evitar que Maciel interceptara las cartas, precisó que “Corcuera dice una cosa pero su actuar es totalmente diferente a lo que expresa.

“Está hablando bajo la presión de las circunstancias en donde está cayendo en contradicciones porque acusa a Maciel de todo lo que hizo; por qué entonces viene a pedir perdón, sólo lo hace aquel que ha ejercido la ofensa y hay algo que los traiciona desde dentro cuando saben que son culpables”, señaló.

Barba apuntó que cuando Corcuera subió a la dirección de la Legión de Cristo, ya tenía un plan para que los “callaran”, porque se acabaría el dinero.

Por ello, insistió que desde que tomo la dirección de la organización religiosa han sucedido cosas muy fuertes y ominosas contra los que denunciaron los abusos, incluso hubo denuncias de robo de documentos importantes para la Legión como el Manual de Urbanidad y el Salterio de Mis Días.

Comentarios